Me sorprende de verdad ver la cantidad de posts que hay con respecto a la adopción de perros, estoy muy de acuerdo con que ese tema es importante, pero es importantísimo hablar también de la adopción de niños. Yissel es nuestra consejera especialista en Maternidad, Educación y adopción, es fundadora del blog: Con A Mayúscula en dónde aborda estos temas desde su experiencia profesional y personal, nos prestó este blog que creo que te puede ser útil, compártelo por favor con otras mujeres importantísimas que puedan necesitarlo.

Muchas veces cuando vemos un recién nacido, lo tratamos como si fuera “nuevo”, como si su existencia comenzara a partir de ese momento, como si acabara de florecer, a veces no tomamos en cuenta que el bebé, es en realidad la culminación de un proceso que duró 40 semanas o un poco menos.

Cuando vemos al bebé como “nuevo” y no consideramos el proceso de embarazo, perdemos la oportunidad de conocer la historia que vivió ese bebé cuando era un feto. Es decir, el lazo que tuvo con su madre biológica durante el embarazo.

Es por eso que hay que tomar en cuenta que el lazo familiar no comienza cuando nace el bebé, sino que es un continuo de eventos fisiológicos, psicológicos y espirituales que comienzan en el útero y continúan después del nacimiento. Lo que comienza una vez que el bebé está fuera del vientre materno es la relación, el vínculo afectivo, el cual se irá formando día con día.

Cuando esta evolución natural es interrumpida por una separación postnatal de la mamá biológica, la sensación de pérdida y abandono que siente el bebé se queda grabada en el inconsciente, y es lo que Nancy Verrier llama “la herida primaria”.

Cuando se rompe la conexión entre la mamá biológica y su hijo, el impacto es de por vida, tanto para el bebé como para la madre. Esto aplica para cualquier bebé que no esté listo para separarse de se madre, cuando se rompe la conexión con ella por alguna otra situación (enfermedad, viaje, depresión) es una experiencia de muchísimo dolor que deja un gran impacto en los niñ@s.

Lo que necesitan saber los hij@s de familias adoptivas es que su experiencia fue real. La adopción no es un concepto, el cual se los podamos explicar y ya, no es una teoría que puedan entender, o una idea a desarrollar.
La adopción para ellos es una experiencia real de la cual van a tener muchos sentimientos y emociones encontradas que van a sentir a lo largo de toda su vida. Es por eso que es fundamental que como padres los acompañemos en ese camino de dolor, duda, enojo, angustia, miedo, hablándoles de las cosas tal y como son, no como nos hubiera gustado que fueran, tanto para ellos como para nosotros.

Tenemos que entender como padres, que los sentimientos que tienen con respecto a su adopción son la respuesta a la experiencia más devastadora que puede vivir un bebé: la pérdida de su madre biológica. Y que NO tienen nada que ver con sus sentimientos hacia nosotros, sus pAdres Adoptivos. Con nosotros desarrollarán un vínculo y una relación con el tiempo y la interacción que tengamos con ell@s.

El hecho de que no lo recuerden conscientemente, no lo hace menos doloroso. Sólo lo hace más difícil de manejar, porque fue algo que pasó cuando eran muy chiquitos y ni siquiera lo pudieron verbalizar, y ya de más grandes es más difícil hablarlo.

Para algunos niños incluso no sólo es difícil hablarlo, es difícil pensarlo, porque la herida es real y es muy, muy dolorosa, entonces mejor no piensan en ella.

Es muy importante tomar en cuenta la edad cronológica de mi hij@, así como diversos factores para poder acompañarlos en el manejo de sus sentimientos con respecto a su Adopción.

Más adelante publicaremos cómo lo podemos abordar de acuerdo a la edad de nuestros hij@s.

A Yissel puedes contactarla en yissel@mujeresimportantisimas.com y también puedes visitar su blog, te dejamos el link:
http://laaconmayuscula.blogspot.mx/2015/12/aspectos-importantes-considerar-para.html