Yo me enteré de las constelaciones familiares hace más de diez años, me costaba mucho trabajo tener relaciones de pareja duraderas y una piscoterapeuta me recomendó que constelara, cuando me contó de que se trataba pensé que era una mafufadísima y no fui a constelar.

Años después trabajé con un instituto en dónde querían ofrecer las constelaciones como terapia y me pidieron que contactara a Beatriz para que fuera la consteladora. Soy una persona bastante racional y no cualquier terapia me convence, pero cuando vi el proceso de las constelaciones me hizo muchísimo sentido todo.

No te voy a contar cómo se hacen porque contado suena rarísimo pero sí te voy a contar que he visto casos de chavas que tiene broncas para tener pareja y se resuelven en una constelación, broncas de chamba, deudas, enfermedades… prácticamente cualquier problema tiene su raíz en el campo electromagnético de nuestra familia, no sé si Hellinger estaría de acuerdo con lo que voy a escribir, pero yo explico las constelaciones así:

Así como heredamos de nuestros papás o abuelos el color de ojos, heredamos también sus pendientes, aquello que no pudieron resolver se transmite a través del campo electromagnético; por eso vemos por ejemplo familias que pierden a personas de manera trágica y esto se repite de generación en generación, familias donde las mujeres son abandonadas, familias que tienen fortuna y después la pierden.

Esos pendientes que nos mantienen implicados se resuelven por medio de las Constelaciones Familiares, pero como yo no soy consteladora le pedí a Beatriz (además de consteladora Bea es Sanadora certificada, hace Terapia cráneo-sacral. Ha estudiado Semiología y colabora con el Instituto y Colegio de Semiología) que nos explicara de una manera más pro que son las constelaciones y esto fue lo que me dijo:

Todos tenemos alguna tarea en esta vida; entender con Constelaciones familiares que no hay que repetir los mismos patrones del sistema familiar, la constelación revela una tendencia a repetirlo para reparar el daño pendiente y así cambiar el patrón.

La mayoría de los problemas que nos afectan, vienen de nuestra historia familiar. Las Constelaciones sacan rápidamente a la luz, dinámicas ocultas de los enredos familiares porque trabajamos con un campo electromagnético mayor. Con éste enfoque filosófico (Hellinger el creador de esta terapia estudió entre otras cosas filosofía), fenomenológico (sucede en este momento aunque el enredo haya ocurrido en otro momento) y multidimensional (se trabaja en distintas dimensiones en el momento de la constelación) se revisan de manera breve, respetuosa (hacia tu campo electromagnético familiar y a un campo electromagnético mayor, respetando y comprendiendo a los demás sin juicios) y práctica, las dinámicas imperceptibles que se transmiten en un sistema familiar.

Estas dinámicas fueron determinadas por eventos trágicos o desafortunados y restringen la libertad o el derecho a la vida. Detienen el crecimiento y la abundancia, generando sufrimiento constante, sin saber a veces de donde provienen ni porque ocurren.

Este proceso de solución creativa permite, a través de la configuración, mitigar los efectos nocivos y promover la comprensión y la reconciliación entre los integrantes del sistema, recuperando la unión y la paz. Incrementando su bienestar y felicidad.

Un constelador es el puente de la realidad implicada a la realidad explicada, y nos guía para ver nuestras implicaciones con nuestro sistema familiar.

Cualquiera que tenga uno de esos problemitas que ya no sabe ni por donde vienen puede constelar, las sesiones duran un día, generalmente son grupales pero también se pueden hacer individuales, si traes alguna enfermedad, algún tema que por más que intentas no logras trascender o un patrón que se repite en tu sistema familiar, las constelaciones son una gran alternativa.

Como en todas las alternativas que te proponemos pero en especial en esta es importantísimo que te asegures que el constelador esté bien capacitado y debidamente entrenado. Yo siempre recomiendo a Beatriz, que fue entrenada directamente por Bert Hellinger. A Beatriz la encuentras en: beatrizornelas@gmail.com

Espero que te sirva y que lo compartas con quien creas que puede servirle!