La técnica pomodoro, una fisioterapeuta y el mindfulness te van a ayudar a reducir la tensión muscular que sientes en tu cuello y espalda.

Estaba pensando cómo integrar el mindfulness en la oficina porque tengo que entregar este artículo ayer… me acosté en la cama de fisioterapia con ese pendiente en la mente… en cuanto le empezaron a dar toques a mi pobre esternocleidomastoideo empecé a pensar que seguramente me había contracturado mas por haber empezado a trabajar con la técnica pomodoro, que básicamente sirve para hacer las cosas en chinga.

 

La técnica pomodoro consiste en realizar tus tareas en intervalos de veinticinco minutos, tomar una pausa de cinco, dormirhacer otra sesión y tomar un descanso de 20 minutos cada 4 pomodoros, la idea es mantenerte más enfocada y terminar tus cosas más rápido. Obviamente tu mente está enfocada porque sabe que tiene que terminar en 25 minutos.

En el cubículo de al lado Dany la fisioterapeuta, hablaba con un hombre: ¿Te duele mucho el hombro? Él contestó que sí, ¿Trabajas mucho tiempo frente a la compu? Si contestó de nuevo.

Dany le dijo: tu problema es postural, generalmente no nos damos cuenta cómo vamos adquiriendo una mala postura después de media hora, te invito a ser más consciente de tu postura, poner un timmer y revisarla cada hora y media.

Y ahí es donde la técnica pomodoro entra en juego, cada 25 minutos pon una alarma, de verdad toma cinco minutos para inhalar, exhalar, estirarte, hacer unos ejercicios de higiene postural y tomar consciencia de tu postura, siente dónde está la tensión, si estas sentada mandando el peso a ambas pompas, si tienes un hombro más alto que otro, si tu cuello está tenso.

No es nada difícil y te vas a ahorrar un montón de masajes, fisioterapias y cremas relajantes.

Inténtalo!