Cuando nuestro hijo hace un berrinche generalmente no sabemos cómo reaccionar, nuestros pensamientos provocan que sintamos mucho enojo hacia él/ella, nos sentimos “malas madres” .

 

Los berrinches son la única forma en la que los niños pequeños nos pueden comunicar su frustración, enojo, tristeza. Cuando nuestro hij@ hace un berrinche, se tira al suelo, golpea, grita, patalea escupe. Por nuestra mente pasan muchas cosas desde enojo, frustración, tristeza y culpa.

 

Los berrinches son una forma de expresión, es algo natural hasta los 6 años de edad. A esa edad el niño ya puede (en teoría) controlar sus emociones.

 

Si entendemos los berrinches podremos guiarlos para que eventualmente dejen de hacerlos. La mayoría de las veces como madres lo que intentamos es someterlos para que se callen y no los hagan; cuando hacemos eso no le estamos dando a nuestros hij@s la oportunidad de aprender de las situaciones que los hacen perder el control.

 

Cuando los hijos se frustran por que les decimos que NO a algo y comienzan a hacer un berrinche, es importantísimo que empaticemos con éllos y les digamos: “Entiendo que estés muy enojado por que no te compré el juguete: pero NO me puedes pegar, se vale enojarse, pero NO se vale que me lastimes ni que te lastimes”.

 

Cuando validamos la emoción de nuestro hijo entramos en comunicación con él y se siente comprendido, escuchado. El problema es que cuando hacen el berrinche casi casi no queremos que sienta lo que está sintiendo; y ahí es cuando el berrinche se pone peor. El niño grita más y más y yo termino desesperándome y pegándole o jalándole la trenza o la oreja.

 

No es fácil como padres contenernos en esos momentos, porque es u momento que no sabemos cómo manejar, pero si nos enfocamos en validar su emoción, entenderla pero dejar el límite los resultados van a ser mejores, porque así mi hij@ va a aprender a hacerlo diferente; va a aprender que sí puede enojarse pero no pegar, que sí puede frustrarse pero no ofender.

 

Los niños dejan de hacer berrinches por una cuestión de madurez emocional, es similar a cuando empiezan a caminar. Es un proceso en el cual tenemos que acompañarlos en lugar de someterlos y regañarlos…sólo así lo van a lograr!

 

Si necesitas más información o asesoría contáctame yissel@mujeresimportantisimas.com