Ya te platiqué cuál es la postura ideal para meditar y cuáles son los tipos de meditación, ahora cada domingo voy a postear diferentes meditaciones con la técnica y sus beneficios.

Alguna vez te has quedado viendo las nubes en el cielo? Las nubes se mueven y cambian a cada momento, los pensamientos son como las nubes, ninguno se mantiene igual.

Un día puedes estar clavada con una bronca de chamba, sales del trabajo y te clavas con buscar recetas de cocina o con otra cosa. La mente siempre encuentra cosas con cuales ocuparse. Y dos días después la bronca de la chamba ya no es relevante y ahora estas clavada con buscar libros.

Los pensamientos cambian.

Y es súper bueno estar conscientes de que es así por qué eso flexibiliza la mente y te permite abrirte a nuevas y diferentes formas de pensar que pueden ser enriquecedoras.

Está meditación es justo para que tu mente sea más flexible, te hagas consciente de la impermanencia y aprendas a soltar aquellos pensamientos que ya no te son útiles.

  • Colócate en la posición para meditar que te guste más, en un cojín o en una silla.
  • Inhala y exhala inflando la panza cuando inhalas.
  • Empieza a contar tus inhalaciones.
  • Cuando un pensamiento aparezca imagínate que es una nube y observa como cambia y se aleja
  • Sigue contando tus inhalaciones, si aparece otro pensamiento vuélvelo nube de nuevo.

Practica esta meditación por la mañana y por la noche al menos diez minutos, va a sorprenderte todo lo que vas a aprender de tu mente. Al final de la meditación toma un tiempo para reflexionar en cómo está tu mente, es un cielo despejado? Nublado? Tormentoso? Lleva esta reflexión a tu día a día, eso que piensas de alguien que no te cae bien va a cambiar, cambia y aleja ese pensamiento y déjalo ir como nube.

La idea es llegar a tener una mente limpia y despejada, con la práctica vas a poder lograrlo.

Cuéntame qué te pareció la meditación después de practicarla!

Si quieres contactarme escríbeme a mayda@mujeresimportantisimas.com