Hoy hablé con una muy querida Mujer Importantísima, quería que la coacheara para administrar mejor su tiempo porque tiene muchísimas cosas que hacer y muchísimos proyectos en el trabajo. Empezamos a platicar y me dijo es que estoy preocupadísima porque mi jefe me acaba de encargar otro mega proyecto y estoy saturada, necesito saber cómo hacer para sacar toda la chamba. Muchas se van a sentir identificadas con esto porque nos pasa muy seguido.

Ya estoy acostumbrada a las mujeres ocupadísimas, pero esta vez en lugar de empezar con establecer objetivos quise tomarme un momento para que ella reflexionara en las causas de su sobre carga de trabajo.

OTRO mega proyecto? Le pregunté

-Si! Contestó entre emocionada y estresada. Otro! Este año me ha asignado tres proyectos importantísimos.

Estamos en abril!!! Le pregunté si esos proyectos eran parte de sus objetivos anuales, me dijo que no, le pregunté si iba a recibir algo a cambio por este trabajo extra que estaba recibiendo, me dijo que no, le pregunté si había alguien más que pudiera hacer ese trabajo, me dijo que no, le pregunté si eso le implicaba horas extras, me dijo que sí, le pregunté si le pagaban horas extras, me dijo que no.

Y entonces PARA QUE lo haces?

El y que generalmente no nos hacemos a nosotras mismas. Me contestó que lo hacía POR QUE su jefe se lo había pedido, POR QUE no le podía quedar mal, POR QUE está muy comprometida con la empresa.

-Valoro mucho tu pasión y compromiso le dije, pero PARA QUE lo haces?

No les voy a contar el resto de la plática que fue interesantísima, lo que quiero es llevarlas a ustedes a esta reflexión y es que a veces andamos por la vida asumiendo más y más responsabilidades sin ni siquiera detenernos a pensar cual es el beneficio para nosotras.

La vida se trata de dar y tomar, en la misma medida, ambas partes, de otra forma se crea un desequilibrio que va a dejar a la parte que más da con un mal sabor de boca en un corto o largo plazo. Si eres como esta y muchas Mujeres Importantísimas que a todo dicen que sí y ya estás agotada intenta esto:

  1. Establécete objetivos; Quiero una promoción en un año
  2. Pregúntate si lo que estás haciendo te ayuda a lograr este objetivo, que no te de pena decirlo en voz alta a tu jef@: Si tomo esta responsabilidad extra y cumplo con los objetivos del proyecto qué beneficio tengo yo?
  3. Asegúrate que ese beneficio sea tangible, cosas como más exposure, más experiencia, están padres cuando tienes 20-30 años, después de 10 años de experiencia profesional, seguramente podrás seguir aprendiendo, pero también tu contribución será más valiosa para la empresa, es importante para ambas partes tener un beneficio, ellos se quedan con el proyecto y las horas extras, pero y tu?
  4. Di que no. Seguro hasta se te abrieron los ojos del susto, pero si no forma parte de tus objetivos, no tienes un beneficio tangible y estas sobre cargada de chamba lo puedes hablar con tu jef@, tener más chamba impacta muchos otros aspectos de tu vida que tal vez no quieres sacrificar en este momento.
  5. Pide ayuda, si no puedes decir que no, o no quieres porque te conviene esa asignación, negocia con tu jef@: puedo hacer este proyecto per necesito apoyo de un asistente o de tal persona o necesito tiempos de entrega más amplios.

 

Recuerda que el trabajo es una parte de nuestra vida y debemos de mantener un correcto balance, el compromiso en el trabajo está muy bien, pero dar de más sin recibir nada a cambio tarde o temprano va a terminar por frustrarte.

 

Si tienes este tipo de problemas y necesitas asesoría mándanos un mail a contacto@mujeresimportantisimas.com