No todos los niños usan cuando son pequeños, para algunos es necesario para poder conciliar el sueño, a otros les ayuda a poder esperar mientras toman su leche y para algunos otros es un objeto de transición que representa muchas veces el vínculo con mamá.

 

El objeto de transición es un objeto al que el niño se aferra porque lo hace sentirse seguro, y muchas veces lo relaciona con la seguridad que le brinda mamá.

 

Cuando el bebé nace, la primera manera en la que se vuelve a vincular con mamá es a través de la comida, por la boca. Ese contacto es lo que lo hace sentirse seguro…. Algunos estudios demuestran que los bebés comen cada 3 o cuatro horas, no por que tengan hambre, si no más bien porque ese es el periodo que pueden aguantar lejos de mamá…. Y entonces buscan su contacto cuerpo a cuerpo.

 

No importa si le dimos a nuestro bebé mamila o pecho, el gusto por el chupón y el uso que le dé cada niño es diferente.

 

Existen muchos mitos sobre el uso del chupón: Que si enchueca los dientes, que si se hacen bebés dependientes, que si los hace hacerse los chiquitos hasta edades más grandes.

 

El chupón es un objeto que sirve para que el bebé pueda tener satisfecha la necesidad de succionar, la succión es lo más parecido a estar junto a mamá, es por eso que muchas veces el chupón se convierte en un objeto tan difícil de dejar para los niños.

 

Hasta qué edad es recomendable que nuestro hijo use el chupón? En realidad es relativo y depende de muchos factores….. a veces hay un cambio de casa, la muerte de un familiar, la llegada de un hermano… todas estas cosas afectan al niño y pueden ocasionar que sienta la necesidad de usar su chupón con mayor frecuencia.

 

Lo ideal sería que hasta los 4 años lo utilizaran, sin embargo no hay que tomarlo al pie de la letra, ya que si el niño está viviendo situaciones difíciles puede ser que no esté listo para dejarlo.

 

Si entendemos que para el niño el chupón es como estar tomado  de la mano de mamá, vamos a poder comprenderlo mucho mejor.  Ahora, no se trata de que lo tenga siempre, podemos poco a poco irle pidiendo que sólo lo use en ciertas ocasiones, como por ejemplo, cuando regresa de la guardería o de la escuela, un rato en la tarde e incluso un rato por la noche.

 

Podemos intentar cambiar el chupón por otro objeto de transición, puede ser una gorra de mamá, un peluche que ambos escojan, una playera de mamá que la cortemos y hagamos un trapo pequeño, puede ser una pulsera de tela que ambos tengamos puesta, es cuestión de ser creativos, pero lo más importante es que comprendamos que el uso del chupón va más allá del simple hecho de succionar.

Hasta la próxima

Si te interesa recibir asesoría sobre este tema, me puedes contactar al correo yissel@mujeresimportrantisimas.com