Seguramente  como madre siempre estás cuestionando si la forma en que educas a tus hijos es la correcta; porqué los niños no te obedecen  tan rápido como tu lo hacías con tus padres;  porqué tienes que batallar tanto para  que sean responsables o tengan buenos hábitos; porque antes con una mirada podrían controlarte y ahora no es tan sencillo.

 

A todas estas preguntas hay una respuesta; que no tiene que ver con la forma de ser, educación, valores y principios universales que puedas tener y querer inculcarle a tus hijos.

 

Existen características generacionales que intervinieron en la conducta y el comportamiento de toda una generación cuya edad es equivalente y que vivieron sucesos históricos, culturales, políticos y tecnológicos que marcan  ciertas diferencias con respecto a otras generaciones.

 

De acuerdo  al intervalo de tiempo se han definido  las siguientes generaciones: (Wikipedia)

 

  • 1901 – 1924. La Generación grandiosa
  • 1925 – 1942. La Generación silenciosa
  • 1943 – 1960. La Generación Baby boomer
  • 1961 – 1981. La Generación X
  • 1982 – 2001. La Generación Y o millenials
  • 2002 – …..      La Generación Z  o nativos digitales

 

 

Las personas que actualmente están en la etapa de ser padres  posiblemente  pertenecen a la generación X y tendrán hijos de  la generación Z. Esto nos lleva a analizar las características de estas dos generaciones  que sin duda marcan diferencias, conflictos, desigualdades, realidades que podrán en una cuerda floja  la relación  y el vínculo entre ambas y por supuesto caracterizará el estilo de  maternidad.

 

Generación X:

Una generación con características como su mismo nombre lo indican X, gris, de transición. Vivieron cambios fuertes históricamente (La caída del muro de Berlín) y se enfrentaron al inicio de la tecnología (televisión blanco y negro a la de colores, control remoto, inicio de las computadores). Tuvieron padres autoritarios, con reglas estrictas  a las cuales obedecían pero sentían una terrible injusticia . No existía el manejo de las emociones ni las inteligencias emocionales, por lo tanto las personas que pertenecen a la generación X aprendieron a ser tolerantes con el manejo del tiempo y la distancia (revelar un rollo, mandar una carta).

 

Generación Z o nativos digitales:

 

Son niños que desde que nacieron existía el internet y la tecnología , poseen acceso y manejo de ella a través de cualquier aparato (celular, tablet, notebook, etc). La tecnología es fundamental para su vida y educación. Su comunicación es a través de  textos, mensajes, redes sociales, etc , No tienen conciencia entre lo público y lo privado. No les gustan los límites, las reglas y  la responsabilidad. Necesitan razones justificadas para entender o hacer las cosas. Suelen ser insistentes hasta lograr lo que quieren.

 

Existe un desafío y un gran reto para poder gestionar la diversidad de características que existen específicamente entre estas dos generaciones, sin embargo las diferencias deben ser respetadas y aceptadas para que la convivencia y la relación se lleve a cabo aportando lo mejor de cada generación.

 

Las diferencias generacionales son evidentes y claras entre la generación X y la generación Z. Una de ellas es el tema de la tecnología; como padres nos hace sentir en desventaja y descontrol. Nuestros hijos son tecnológicos desde que nacieron y nosotros la fuimos y la estamos descubriendo poco a poco. En consecuencia los niños y los adolescentes tienen más información, llegan a más lugares en el ciberespacio y conocen más apps , programas y redes sociales que los adultos. Esto nos hace sentir inexpertos, como padres nos asustamos, preferimos evadir el tema, no ponemos límites y dejamos ese espacio sin información de seguridad y protección.

 

Como adultos nos olvidamos de nuestro poder innato, natural e intrínseco que nos da la edad, la experiencia, la vida, la madurez y los valores y principios. Todo esto no lo tienen los niños y los adolescentes, podrán tener mayor conocimiento de la tecnología pero no de la experiencia de la vida, de la responsabilidad, de la libertad, de la protección.

 

 

¿Porqué no podemos ver nuestra valía como padres ante situaciones difíciles con los niños?

 

Uno de los principales factores por los cuales nos cuesta poner límites y poner orden ante una situación de berrinche, rabieta o descontrol es por las características generacionales.

 

Nuestros padres (Generación Baby boomer) fueron autoritarios y nos educaron a través del miedo y la sumisión (Características que aprendieron de la generación de sus padres (Generación silenciosa), los cuales fueron mucho más rígidos). Era difícil expresar nuestras emociones y tener un espacio para expresar nuestro sentir o nuestro punto de vista. Nosotros pudimos ver las injusticias y sentir el dolor de este tipo de educación. Prometimos internamente que no repetiríamos esto con nuestros hijos.

 

Por estas experiencias que vivimos de niños, al educar como padres, presentamos características de péndulo. En ocasiones somos permisivos, consentidores, dejamos pasar las cosas (cumpliendo nuestra promesa interna) y en otros momentos , sobretodo cuando no nos funciona el esquema anterior y la situación se vuelve un caos somos estrictos, rígidos, autoritarios (siendo fieles a la educación que recibimos).

 

Estamos atrapados en nuestras propias emociones como la culpa, el miedo, el enojo y el dolor y reaccionamos de acuerdo a ellas y a nuestras propias heridas. En vez de poder observar y entender las necesidades físicas y emocionales de nuestros niños y jóvenes. Atenderlas con cuidados asertivos, información, límites o consecuencias.

 

Esperando que estas palabras resuenen con tu alma y sean luz en tu camino,

 

Ma. del Pilar López Dacosta

Lic. En Comunicación Humana

Postgrado en psicoterapia de Arte en el IMPA

Socia y fundadora de Art Therapy

Asesora de padres de familia y maestros en vinculación familiar

Maestra de Camino Consciente

 

Si necesitas asesoría sobre la educación de tus hijos escríbenos a contacto@mujeresmportantisimas.com para una sesión con Pilar.