Iniciamos con la preparación para el día de las madres, pero claro se junta con la planeación del viaje de fin de cursos, el festejo del día del niño y no olvidemos que se acerca el día del maestro y los dos chats de mamás del grupo de cada una de tus hijas está funcionando al 100 de su capacidad, y me pongo el firme objetivo del día como mamá incluida en dos chats de mamás: LOGRAR LEER TODOS LOS MENSAJES”

Pero tu día empieza corriendo entre una actividad y otra, preparando desayuno, lunch, despertando niñas, arreglándote para la oficina para la escuela, todo lo tienes medido cada minuto es importante porque con un minuto de descuido ya saliste tarde y corriendo, y empieza la aventura del chat de mamás, si “”la aventura”” con un buenos días mamás!

Y de ahí salen otros buenos días que se terminan multiplicando por 20 buenos días, más las bellas imágenes de amaneceres que te inspiran y te atrasan en la carrera que tienes contra el tiempo, pero mantienes la calma sabes que solo son buenos días y que terminarás saludando al grupo si bien te va dos horas después.

Llegas a la oficina preparas tu día, entras a una junta:  revisión de un proyecto, números de la compañía y tu teléfono empieza a moverse inquieto como si te estuviera buscando, desesperado, y dentro de ti empiezas a pensar y hacerte mil ideas, si es de la escuela porque sucedió algo, porque mi jefe me queda claro que no es, lo tengo enfrente y se te ocurre desbloquear y te das cuenta que están hablando de como irán vestidos para el festival del día de las madres, y en cuestión de una hora tienes más de 70 mensajes y tú ya te perdiste el vestuario, y te entra la angustia: qué tendré que comprar, qué tengo que mandar a hacer, a qué hora lo haré, organizar tiempos, pero para que organizo tiempos si dentro de los 70 mensajes ya no encuentro la decisión final, me tranquilizo y pienso: en lo que camino de una junta a la otra veo a que acuerdo llegaron, pero ya tengo más de 100 correos y me siento perdida entre el festival del día de las madres, el viaje de fin de cursos a kidzania y claro a la que se le ocurrió organizar el desayuno de mamás, y por supuesto llegaste a la junta siguiente y sigues igual de perdida en esta aventura del mundo del chat del grupo.

Sales corriendo a recoger a las niñas, aprovechas la hora de la comida para alcanzar a leer algún mensaje entre comer y servir la comida, y a las 3 de la tarde empiezas a contestar el primer mensaje que recibiste y tu chat es un silencio total, pero muy puntual empieza a trabajar “el chat” a las 4 de la tarde…

 

…que si Sarita olvido el cuaderno y piden fotos, cuál es la página que tienen que estudiar,  qué palabras se tienen que presentar, el proyecto que van a entregar…

 

Y de nuevo empieza la angustia de la tarde, tú estás en la oficina, no sabes si leer todos los mensajes, salirte corriendo a ver que tienen que estudiar o lo dejas pasar, ya te pondrás al corriente al regresar a casa, decides darte un minuto y contestas,  por supuesto, los mensajes se te duplicaron y ya tienes el doble o el triple, porque son dos chats, dos grupos y terminas contestando en el grupo equivocado, y ya no sabes si reír o llorar,  ya no sabes a que contestaste que si, a que dijiste no cuenten con nosotras, a que te comprometiste y decides mejor no escribir más, ya lo harás saliendo del trabajo, en lo que revisas tarea de las niñas, o entre la preparación de la cena, en algún momento lo haré, y llega la noche y el chat se va a dormir y tu antes de dormir, logras tu objetivo: leer todos los mensajes, y te quedas perdida en la aventura del chat, con todas las dudas que no pudiste resolver, con los desayunos a los que no asistirás y con el compromiso de mandar al convivio de los niñas algo que no sabes en que momento de la vida lo prepararás, y terminas siendo la mamá despistada en esta aventura del chat.

Pero al irme a dormir me doy cuenta que estos chats me divierten y puedes identificar y conocer a las mamás por los mensajes que puedan llegar a mandar, sabes quién es la que toda la vida esta angustiada, quien es la divertida, quien es la que organiza los reclamos a las maestras, quien es la que te resolverá cualquier duda y por supuesto estás tú la que trabaja y siempre termina contestando al final.

Pero como mamá que trabaja y despistada dentro del mundo de aventura del chat, les pido amigas mamás: apoyemos y por favor tratemos de sacar el mejor provecho a este gran medio de comunicación y prioricemos:  que es lo importante que tenemos que compartir para que todas las mamás estemos en la misma señal y al final no termine mandando a mi hija disfrazada al festival del día de las madres de rojo cuando todas van de rosa, porque entre trabajo, niñas, tareas y vida terminamos perdidas en esta gran aventura tecnológica sin darnos cuenta que vivir esta aventura nos permite estar más cerca de lo que sucede cada momento con nuestras hijas, busquemos un tiempo prudente  para todas y ponernos al tanto de nuestras vidas juntas.