Nuestros pensamientos pueden hacernos sentir bien o mal, los pensamientos tienen el poder total de hacer que estemos tristes con pensamientos negativos o mas contentos teniendo pensamientos positivos.

Por eso es importantísimo que sepamos como manejar nuestra mente en los momentos que nos sintamos decaídos por cualquiera que sea la razón; de esta forma podremos sentirnos bien y afrontar la vida de mejor manera.

  • Libérate de los pensamientos que te perjudican. Liberar pensamientos negativos es sencillo, puedes escribirlos en un papel o llamar a una persona con la que tengas confianza y puedas comunicarte bien para contárselo, ¿Quién sabe? Quizá te ayude a ver las cosas desde otra perspectiva mejor.
  • Maneja tus emociones. Para poder sentirte bien, tendrás que aprender a controlar tus emociones. ¿Sientes ira? ¿Pasas de la tristeza profunda a comerte el mundo en un rato? Para ello, controla lo que piensas, porque tus pensamientos son tuyos. De este modo podrás controlar aquello que sientes. Utiliza un pensamiento racional y lógico evitando así que tus emociones descontroladas controlen tu vida. Por ejemplo, si ves a alguien conocido y no te saluda puedes pensar “No me ha saludado porque no le caigo bien” entonces automáticamente sentirás ira y rabia hacia esa persona, pero si piensas “no me habrá visto” o “no me habrá reconocido”, entonces seguro que te sentirás mejor con este pensamiento racional.

 

  • Cambia tus emociones diarias. Si eres una persona que está acostumbrada a sentir odio o a sentir pena, oblígate en algún momento del día a sentir lo opuesto. Es decir, oblígate a sentir alegría o a sentir cariño. Te sorprenderás de los resultados si lo haces cada día.
  • Soluciona las relaciones tóxicas de tu vida. Tener relaciones sanas en tu vida es esencial para que te sientas bien. Si tienes relaciones en tu vida que te generan estrés, ansiedad o malestar es bueno que te plantees cómo enfocar esa relación e incluso buscar ayuda de un especialista para encontrar el foco del problema y solucionarlo.
  • Tú eres dueño de tu vida. Eres tú quien debe tomar las decisiones en tu vida. No delegues en los demás las decisiones que te corresponden a ti porque solo tú debes decidir sobre el camino de tu vida, no eres una marioneta.

Si necesitas una sesión de counselling contáctame miguel@mujeresimportantismas.com