…y después de muchos años en los que había transcurrido todo, en los que me casé, me convertí en mamá, me separé, viví en diferentes lugares, pero nunca dejé de trabajar, a veces como empleada y otras como emprendedora en negocio propio, sentí que me debía algo a mí misma, algo que quería hacer desde hace mucho tiempo pero por todo lo anterior era casi casi imposible retomar y eso era mi primer deseo al terminar mi carrera de licenciatura, continuar con una maestría.

Cuando decidí que era el momento, de esas veces que uno dice es ahora o nunca, me enfrenté a las preguntas: y que es lo que quiero seguir estudiando exactamente? Dónde? Y sobre todo tendré los recursos necesarios para llevarla a cabo? En otras palabra el tiempo y dinero?.

En fin después de una búsqueda de opciones, hoy por hoy puedo decir que en nuestro país estudiar dentro de los mejores niveles de educación es posible para todos, siempre y cuando estés convencido y decidido a lograrlo. Después de meses de evaluaciones fui aceptada y se me otorgó una beca para estudiar una maestría del PNPC (Programa Nacional de Posgrado de Calidad). Me había costado tanto tiempo y esfuerzos que disfrute mucho el aprendizaje, mucho más que cuando tenía 20 años y estaba en la universidad. Además la experiencia me trajo muchas satisfacciones entre ellas, hacer una estancia de investigación en Europa durante un semestre.

Aunque a veces me sentí como esas orientales del circo que mantienen en el aire las tacitas y las vuelven atrapar sin que se les caiga ninguna, así jugaba con el resto de mis ocupaciones para no descuidar trabajo, casa, comida, niño y sus tareas o deporte, pero volver a tomar libros, actualizarme en los últimos programas informáticos, leer artículos, asistir a congresos, etc. fue un reto que resultó refrescante y disfruté mucho.

Ahora estoy convencida que no importa la edad que tengas 30, 40, 50 años, seguro hay algo nuevo que aprender, mientras tengas las capacidades físicas y el entusiasmo seguro que hay algo para todos.

El mundo cambia y se transforma, la tecnología no se detiene y si quieres estar vigente en tu trabajo o negocio debes conocer las herramientas para dar lo mejor de ti.

Sé que seguiré aprendiendo en la medida que sea posible y que ahora me siento más preparada y entusiasmada para aprovechar las oportunidades que se presenten.