Conocí a una Mujer Importantísima Chilena, me contaba que está a punto de ser mamá, me contaba que durante el periodo presidencial de Michelle Bachelet cambió la ley para que las mujeres tuvieran un mes y medio libre preparto y seis meses después post parto con goce de sueldo… en México son 12 semanas, y pienso en esos hombres (mayoría en los congresos) que han creado las leyes en nuestro país, ¿Piensan en sus hijas o esposas cuando crean las leyes? Probablemente no.

Cuando un jefe decide no promover a una mujer importantísima, porque se va a casar o está casada o no está casada (algo “malo” debe de tener para estar “así”), porque tiene familia, porque es mujer, ¿Piensa en que su hija va a vivir lo mismo? Probablemente no.

Y esos son los casos “leves” pero esto aplica también para el maltrato físico, el abuso sexual, y cualquier otro tipo de acción violenta en contra de las mujeres (y ojo, no decimos que los hombres no sufren de estos y otros temas graves)‎… los hombres que comenten estos actos, ¿Piensan en sus hijas? ¿Hermanas? ¿Mamás? ¿Compañeras? Probablemente no.

En los casos “leves” tampoco es que no lo piensen porque son “malos” o “crueles”, muchas veces ni siquiera lo piensan porque no es su realidad, no son sus problemas cotidianos… ellos no saben qué tan fácil o difícil es ser mujer, y no tienen cómo saberlo.

Y por eso es importantísimo el tema de equidad, si no estamos debidamente representadas en la toma de decisiones nuestro punto de vista va a ser excluido, no se trata de que nos den puestos porque somos mujeres víctimas del machismo, se trata de que nuestras necesidades, inquietudes y opiniones puedan ser tomadas en cuanta en pro de una sociedad más equitativa.

Y el tema no solo se reduce a la política, las empresas en las cuales la mayoría de los hombres toman las decisiones porque son la mayoría que ocupan los puestos directivos, nos han bombardeado por años con publicidad estereotipada, y puedes elegir entre ser la ama de casa que muy sonriente lava los platos, o la mujer que esta listísima para que él use condones de tal marca o la ejecutiva neurótica que tiene que tomar dalay.

Pero dejemos a un lado los estereotipos de sus campañas, estas empresas al querer vender sus productos desde una visión masculina pierden a un gran segmento de mercado que son mujeres, las cuales por cierto tienden a consumir más que los hombres y tienen mucha injerencia en la toma de decisión familiar al momento de una compra. ¿Ves cómo hasta es conveniente para los intereses de las empresas que estemos ahí y que nuestro punto de vista sea tomado en cuenta?

La equidad no es un tema de poder, es un tema político, social y económico que debemos promover por el bien de TODOS. Una sociedad incluyente tiene beneficios, no solo el poderse nombrar como tal, pero verdaderos beneficios económicos para los que la integran.

Habla de estos temas en el trabajo, en la familia, con tus amigos, entre todos podemos crear un mundo más incluyente que como ves puede incluso ser muy conveniente.

 

mayda@mujeresimportantisimas.com