Una de las mejores maneras de empezar a practicar la compasión es darnos cuenta de que todos estamos conectados, todos somos parte de un todo, no somos seres aislados, ni estamos solos.

Esta meditación te va a ayudar a incrementar tu amo y compasión por todos los seres sintientes, lo único que necesitas es tiempo, dedicación y una manzana.

  • Toma una manzana y ponla en tu altar
  • Siéntate en postura de meditación en un cojín o en una silla
  • Inhala y exhala hasta sentirte presente
  • Abre los ojos y observa tu manzana, imagina su semilla, piensa en la persona que recolectó esa semilla, la persona que plantó el árbol donde creció la manzana, la tierra que alimentó esa semilla, el agua de lluvia que la hizo crecer. Visualiza como el árbol va creciendo, los insectos que se posan en èl, animales, pàjaros, personas. visualiza como crece esa mazana, al campesino que la cuida, la cosecha, la persona que la empaca, la que la transporta, la que la acomoda en donde la compraste, el que te atiende para pagar y todas las personas que no conoces pero gracias a las cuales esa manzana está aquí hoy frente a ti
  • Siente cómo en realidad  estás conectada con muchas más personas de lo que crees, genera gratitud y compasión hacia cada una de esas personas o seres sintientes
  • Quédate con ese sentimiento inhalando y exhalando
  • Al terminar cómete esa manzana agradeciendo a cada persona que te ayuda a nutrirte hoy aunque no las conozcas.

mayda@mujeresimportantisimas.com