Esta meditación es padrísima, lo único que necesitas es un mandala (los puedes comprar o bajar d internet) colores y tiempo para estar contigo misma.

La palabra mandala significa círculo, son diseños circulares que nos recuerdan que la vida no tiene principio ni fin. Esto diseños están hechos de forma que logran absorber nuestra mente para alejar los pensamientos (sobre todo los que no son muy constructivos) y permitir que nuestra mente espiritual surja, es como estar en un trance hipnótico que permite a nuestra parte creativa librarse pero sobre todo divertirse.

Separa un momento del día para hacer mandalas, lo más padre es que puedes hacerlo con tu familia, a los niños les encanta.

Al estar coloreando sumerge tu mente en el diseño y en los colores, fluye con el mandala, no hay manera correcta ni incorrecta de hacer un mandala.

Cada vez que un pensamiento aparezca re conecta con tu mandala.

Diviértete mucho!

 

mayda@mujeresimportantisimas.com