Esta meditación te va a ayudar a conectar con todos tus cuerpos, el físico, el pránico, el emocional, el intelectual y el kármico.

Siéntate en posición de meditación. Cierra tus ojos, inhala y exhala profundamente.

Permite que tu respiración adquiera su ritmo normal.

Hazte consciente de tu cuerpo, empezando por los pies, pantorrillas, rodillas, muslos, pelvis, estómago, cintura, pecho, hombros, brazos manos, cuello y cabeza, este es tu cuerpo físico.

Hazte consciente de aquello que habita ese cuerpo físico, contiene tu energía y tus chakras, este cuerpo lo puedes notar por medio de tu respiración, inhala y exhala.

Conforme continúas inhalando y exhalando te darás cuenta de la existencia de un cuerpo más sutil, esos son tus sentimientos y tus pensamientos.

Observa tus sentimientos y tus pensamientos, no intentes cambiarlos, obsérvalos como un testigo silencioso. Hazte consciente de tus pensamientos y emociones,

Después de un rato notarás que tus sentimientos y pensamientos provienen de una fuente más profunda, es el YO. Aquí es dónde debates contigo misma.

Esta capa también tiene una fuente, es la parte más sutil de tu ser. Permítete sentir este gozo, tu karma se almacena aquí.

Por último, conéctate con tu ser verdadero, tu esencia que es eterna e infinita.

Ve regresando capa por capa a tu cuerpo, pero quédate contigo esa sensación de gozo.

 

Realiza esta meditación por una semana y estarás lista para trabajar en tus chakras!

 

mayda@mujeresimportantisimas.com