Las redes sociales, la tecnología y los medios de comunicación juegan un rol muy importante en nuestras vidas. Todo lo que vemos, escuchamos y leemos, tiene un fuerte impacto en nuestra forma de percibir el mundo. Estamos bombardeadas de imágenes de cuerpos y sonrisas perfectas, estilos de vida de ensueño; imágenes de mujeres guapas acompañadas de un hombre igual de atractivo, sociables y recibiendo la atención que siempre hemos deseado. Pero.. alguna vez nos hemos detenido a pensar si ¿es verdaderamente eso lo que queremos?
VEMOS, CREEMOS y REPETIMOS nos dicen que comportarnos y vernos de tal manera es lo correcto, pero ¿esa eres realmente tú? Miradas externas y personas ajenas nos juzgan y pedimos su aprobación, mientras que nuestros propios ojos son los únicos que deberían decidir si estamos cómodas con nosotras mismas.
Deja que el mundo sepa cómo eres, no como crees que deberías ser, porque tarde o temprano, si estás actuando, te olvidarás. ¿Y dónde estarás tú? – Fanny Brice
Puede sonar muy fácil, pero hay muchas mujeres que aún no logran descubrirse y establecer sus propios términos. En el día a día no somos consientes de nuestro comportamiento y algunas veces solo nos dejamos llevar. La sociedad parece imponernos reglas y estándares que cumplir; y cuando nos detenemos y observamos nuestro entorno, sólo vemos un montón de Barbies hechas en serie. Barbies que se rigen bajo los mismos estándares, y se esfuerzan por aparentar algo que no son.
Date un respiro, sal a la superficie y encuéntrate.
Creo que todos en algún momento de nuestra vida nos hemos descuidado un poco y hemos hecho a un lado lo que nos gusta, por lo que debería gustarnos. A mí me ha pasado, y tuve que recorrer un largo camino para encontrarme nuevamente, pero una vez que lo hice ya no hubo vuelta atrás, y te puedo prometer que es lo mejor que ha pasado en mi vida. A continuación, te comparto algunos tips que me han ayudado a conocerme mejor, ser fiel a mis ideologías y por lo tanto ser yo misma…
 Aprende a quererte y perdonarte, no te quedes en el pasado y mucho menos busques cambiarlo. No seas tan dura contigo misma, las cosas que hiciste, las decisiones que tomaste y los errores que cometiste quedan atrás. Enfócate en tus virtudes, todos los días recuérdate lo que amas de ti misma y no lo cambies por nada ni nadie.
• Vive el aquí y el ahora, el tiempo vuela, APROVECHALO, disfruta cada instante sin importar el qué dirán, corre, grita y baila bajo la lluvia; la vida es emocionante cuando hacemos lo que nos hace felices. Disfruta el lugar y las personas con las que compartes tu tiempo, nunca sabes cuándo volverás a verlas.
• La única opinión que cuenta es la tuya, tu eres tu mejor jueza, nadie mejor que tú puede saber lo que te hace feliz. Estamos rodeadas de miles de comentarios que pondrán en duda lo que pensamos de nosotras mismas, pero al final, la decisión siempre será tuya.
• No te compares, todos somos diferentes y todos tenemos defectos e inseguridades. Eres única y eso ya te hace especial; tu personalidad, tu visión de la vida y la forma en la que interactúas con los demás son lo que te define. No busques ser mejor que nadie, busca superarte a ti misma e impactar de forma positiva en los demás.
• Rodéate de gente positiva, nunca faltarán las personas que busquen dañarte con comentarios ofensivos, sin embargo, mientras tú estés segura de quien eres, nada podrá dañarte, la seguridad en ti misma es tu mejor escudo. Rodearnos de personas positivas que son capaces de ver el otro lado de la moneda y de aceptarnos y valorarnos como somos, nos permitirá apreciar el mundo más allá de la superficie.
Recuerda que no existe una guía de cómo ser auténtica, establece tus propios términos y no permitas que los estándares y reglas sociales te definan. ¿Por qué ser estándar cuando podemos ser extraordinarias?
Tú eres dueña de tu cuerpo y tus pensamientos, la vida es muy corta, y no podemos desperdiciarla intentando ser alguien que no somos.
CARPE DIEM
Vale Milenial