¿Cuantas veces al día revisamos nuestro celular para ver si tenemos algún mensaje nuevo de whatsapp? O en el trabajo, ¿abrimos a escondidas nuestro Facebook para que nuestra jefa no se dé cuenta? Apuesto a que son tantas veces que evidentemente ya perdimos la cuenta.
¿En qué momento la tecnología y las redes sociales se apoderaron de nosotras? ¡Es una locura! Para muchos, nuestra estrecha relación con las redes sociales representa la pérdida de consciencia de los humanos para vivir el aquí y el ahora, mientras que para otros el pasar un día sin su celular es simplemente inconcebible.
Cualquiera que sea tu postura, estoy segura de que al menos una vez te ha cruzado por la mente la idea de dejar tu celular mientras cenas con tu mejor amiga, o mientras intentas poner atención en esa junta tan aburrida…. Si eres de las que revisa su celular cada 5 minutos para ver los nuevos videos de gatitos en Facebook, checar lo que publicó la niña que no te cae tan bien en Instagram, o los posts de tu ex en twitter… y quieres darte un DÉTOX DE LAS REDES SOCIALES, entonces sigue leyendo….
El primer paso es el más importante pero también el más retador es la consciencia. Tenemos que ser más CONSCIENTES DE NUESTRO ENTORNO Y DEL PRESENTE.
Ojo, no me refiero a que tenemos que llegar a un nivel de consciencia espiritual muy elevado, simplemente se trata de detenerte un momento y observar lo que hay a tu alrededor, poner atención a aquellas cosas que normalmente no verías por estar en el cel mientras caminas por la calle.
Intenta tres veces al día, alejar tu celular, sentarte en el trabajo, en la escuela o en un parque a observar, guarda silencio  y escucha solamente tus pensamientos. Aleja los pensamientos de los pendientes, de la lista del super, de la pelea con tu amigo, etc… y enfócate solamente a reflexionar en lo que estás observando, lo que existe y tus ojos perciben, lo que hueles, escuchas y sientes. Cuando menos te des cuenta, estarás meditando.
El segundo paso es buscar una distracción. Las redes sociales son una salvación cuando se trata de ALEJARNOS UN POCO DEL ESTRÉS del trabajo o simplemente del día a día. Sirven para relajarnos mientras vemos publicaciones chistosas o videos de perritos y gatitos. Sin embargo, las redes también pueden llegar a causarnos cierto tipo de estrés.
Las publicaciones en Facebook que no van de acuerdo a tus ideologías y te hacen escribir todo un speech defendiendo tu punto de vista, o las vidas perfectas de los bloggers en instagram, llenos de viajes y glamour, que te causan angustia por no tener el mismo estilo de vida… A veces pasar horas en facebook no es el break que necesitamos.
Mantén tu mente ocupada, si eres de las que no lee mucho, compra libros cortos y fíjate una meta diaria de lectura, poco a poco estarás progresando. Ponte un reto, sal a correr como antes lo hacías, ve una serie, escribe un diario, sal a tomar fotografías (las puedes postear en instagram después), mira tutoriales, aprende cosas nuevas; hay una infinidad de cosas que puedes hacer para distraerte y relajarte, solo es cuestión de que te decidas.
Finalmente y no menos importante… DESACTIVA LAS NOTIFICACIONES. Algo que me ha ayudado mucho a dejar de revisar mi celular todo el tiempo, es ir a la configuración de cada app y desactivar las notificaciones. Si hay alguna como whatsapp, sin la que no puedes vivir, está bien; no se trata de castigarte y prohibirte que revises tu muro, sino de reducir el número de veces que lo haces. Cuando no me llegan notificaciones, simplemente no hay nada que aparte mi atención de lo que estoy haciendo. Reviso mi celular varias veces, sí, y cando veo que no tengo notificaciones lo hago a un lado. Obviamente, cuando es momento de mi break, reviso inmediatamente facebook e instagram.
Creo que podemos vivir sin redes sociales, pero no queremos y eso está bien. Simplemente no podemos dejar que se apoderen de nuestro día y nos limiten a hacer otras actividades. Lo más importante es que tengas control y sepas diferenciar cuando está bien revisar tu celular y cuando ya es un exceso. No descuides tu relación con otras personas, al final del día la vida no se mide en likes, si no en experiencias.
CARPE DIEM.
Vale Milenial