Concluimos con nuestro homenaje  al Día Internacional de la Paz, y con ello una serie de reflexiones, históricamente han existido tanto guerras y enfrentamientos que han llevado tanto a la muertes de seres amados e incluso a desaparecer familias completas, y no olvidemos todas las consecuencias post guerra, con niños huérfanos, países destruidos, economías colapsadas,  no podría separar hablar de la paz sin conocer de raíz que origina la necesidad de guerra, y cito a  Sun Tzu el arte de la guerra se basa en el engaño.

¿Entonces el arte de la paz debe provenir de una estrategia basada en la verdad?

Aceptar las diferencias culturales, políticas, religiosas, sexuales, de dignificar a la vida, hacer justos los derechos de las personas, evitar atentados contra la salud y la vida,  fomentar el diálogo que es el verdadero camino para la mejor coexistencia pacífica.

¿Cómo fomentar el dialogo y conocer las necesidades para lograr la paz mundial? cuando vivimos rodeados de violencia en cada medio masivo de comunicación, bien,  por mi parte, me decidí a aprender más sobre cómo generar desarrollo y ciudadanía global, por lo que en marzo de este año participe en un diplomado llamado, Voluntariado de Cooperación para el Desarrollo y la Ciudadanía Global impartido por obra social “la Caixa”, me parece relevante para lograr la paz mundial convertirnos en ciudadanos del mundo y no de un país o de una localidad.

Ser ciudadano del mundo para mí es  proponer otra manera de vivir en el planeta desde otros criterios muy distintos que favorezcan un verdadero desarrollo mucho más humano y sostenible… mucho más pacífico.

“Triunfan aquellos que: Saben cuándo luchar y cuándo no”, me queda muy claro que la guerra ha generado innumerables avances tecnológicos, científicos, médicos y por supuesto militares, que hoy en día usamos para propósitos más comunes como el simple detergente en polvo que usamos para lavar, toallas sanitarias, el cierre en mi falda…, bolsas de té, innovaciones en la fotografía, comunicaciones que surgieron debido a la necesidad de espionaje en tiempos de guerra, y hoy en día nos facilitan en acceso a la información, el mismo nacimiento de las computadoras ligado a descifrar códigos de guerra con la invención de la máquina de Turing .

 

A pesar de estos cimientos históricos mundiales, y la  pérdida de incalculables vidas inocentes, hoy se necesita ser consciente y diferenciar con claridad entre un beneficio y un daño, teniendo a la vista los beneficios que cada ciudadano del mundo puede aportar para un futuro mejor y para la generación de la paz.

 

Estela Díaz