Que los tiempos han cambiado, que nacen con Tablet en la mano…es lo que cotidianamente escuchamos sobre la niñez actual; sin profundizar y mucho menos polemizar, en lo que sí podemos pactar, es que vamos perteneciendo a generaciones distintas, donde la única realidad consistente es que las niñas de hoy viven  CIRCUNSTANCIAS DIFERENTES.
Tecnología, mamás trabajando, padres divorciados, familias “disfuncionales”…importante el contexto pero primordial sus NECESIDADES, las mismas en toda época y sociedad.
Centrándonos en una de las necesidades principales DESARROLLAR UNA PERSONALIDAD SANA, el mayor reto de las niñas  “hoy” es su CONSTRUCCIÓN para VIVIR en el mundo y sus escenarios de hoy.

Sin llegar al determinismo y mucho menos limitar los elementos para esta construcción, chequemos este inventario:

CONFIANZA en sí misma en armonía con el universo, que lo conciba como un espacio seguro y protegido para su evolución.

PASIÓN su bienvenida a los SI de cada día y sus pasos al compás del latido de su corazón, en cada uno de sus sueños y acciones encaminadas al bienestar suyo y de los demás.
VALÍA sin juicios ni rollos del ser una princesa, sólo lo que es con el mundo al que PERTENECE,  impulsando el ser una buena persona, que no es lo mismo  ser niña buena que no se enoja, que complace y actúa bajo expectativas de alguien más.
NO ENFATIZAR SUS “ERRORES” errar es miedo al triunfo no a la equivocación (pregúntate por que algunos adultos a punto de lograr una meta se autosabotean) muéstrale que si cae la consecuencia es levantarse, permítele librar sus batallas, acompáñala en su resolución.
NO A LA OBEDIENCIA mejorando la congruencia de lo que ven en ti y que en consecuencia sea SI A  HACER CASO, porque lo cree, proporciónale un buen modelo.
NEGOCIAR suena a palabra de adultos y es lo que más realizan l@s niñ@s, cuando quieren algo PUM lo ¡logran¡ enséñale a ARGUMENTAR con  sus herramientas.
INDEPENDENCIA en sus espacios, donde sus ideas valgan, su opinión cuente y tome decisiones, impúlsala defender su postura con sinceridad y afecto, que esta sea su forma de comunicación habitual y la que exija a los demás.
CULTIVALA acércala a un mundo de infinitas posibilidades, despertando su creatividad.
QUE LEEA LIBROS  que le gusten;  en cada lectura aprenderá que hay un principio y un fin, así como el de este escrito.
Alimentemos el espíritu de nuestras niñas con amor y complicidad en el florecimiento de su SABIDURÍA eso es lo que más nutre a nuestro mundo.
EMPATIZAR con las NIÑAS es el mayor reto de los adultos de hoy y siempre.
Montserrat González
contacto@mujeresiportantisimas.com