Ya hemos platicado mucho de lo que los pensamientos generan en nosotras, prácticamente todo lo que sentimos inicia con un pensamiento.

Hay veces en que tenemos nuestra mente más tranquila, pero hay momentos también en los que de verdad cada pensamiento que generamos es negativo, nos enfocamos en lo que está mal a nuestro alrededor y no vemos lo padre por ningún lado.

Los pensamientos negativos afectan tus relaciones, tu salud y tu vida espiritual, por eso es importante hacer espacio para esta meditación.

 

-Tomate un tiempo para pensar en qué demuestras tu negatividad, en qué cosas que dices o haces.

-Por un día intenta notar los pensamientos o palabras negativas que dices o piensas, no intentes cambiarlas, sólo obsérvalas, no te critiques por ello. Atiéndelas como si fuera una obra de teatro, ooopsss otro pensamiento negativo, y suéltalo.

-Por la noche siéntate en posición de meditación, inhala y exhala. Piensa en todos los momentos en que te cachaste siendo negativa en el día.

-Sonríe, sorpréndete de hasta dónde puede vagar tu mente y cuan negativa puede ser si no es observada.

 

Has esta meditación siempre que te sientas negativa, vas a aprender mucho de ti.

 

mayda@mujeresimportantisimas.com