La verdad es que yo nunca lo he dudado, sé que nací bruja por mi fecha de nacimiento, por herencia doble, por numerología, así me dicen mis amigos desde siempre y la mayoría de mis amigas, se den cuenta o no, lo son.

Pero me puse a investigar un poco quienes eran consideradas brujas en tiempos de la inquisición, si tienes estas características agradece haber nacido en esta época por que unos añitos antes te hubieran quemado en leña verde.

No digo que sea fácil ser bruja en estos tiempos, la verdad es que las brujas cargamos un cierto estigma, la gente piensa que hacemos trabajitos de brujería para que las cosas se pongan a nuestro favor y eso les da miedito. Esto se lo debemos a la creencia extendida de que la brujería tiene que ver con cosas obscuras o diabólicas, lo cual no necesariamente es así.

En aquellos tiempos de la quema de brujas cualquier mujer con poderes sanadores era considerada bruja, también las que se negaban a seguir las reglas patriarcales y salir del status quo.

Además de esto había señales inequívocas de que una mujer era bruja, a ver cuántas coinciden contigo.

La fecha de nacimiento.  Las mujeres nacidas en equinoccios eran consideradas brujas, si tu fecha de nacimiento es 20 de marzo o 22 de septiembre, puedes considerarte una bruja hecha y derecha.

Sabiduría. – no quiere decir que seamos la neta del planeta, pero en general las brujas son consultadas por otros cuando tienen problemas, no necesitas leer las cartas ni saber numerología, la gente de manera natural se acerca a ti en busca de consejo.

El lugar dónde vives o te gustaría vivir. Las brujas solían vivir en los bosques cerca de los lagos, se sienten en casa cuando están en este tipo de entornos porque tienen una relación muy cercana con la naturaleza.

Tu relación con los animales. – Las brujas se sienten atraídas y atraen animales, sino eres pet friendly, casi seguro no eres una bruja.

Su relación con la luna. – Todas las mujeres estamos regidas por los ciclos lunares, pero las brujas tienen ciclos más marcados, por ejemplo, si es luna llena es probable que te cueste muchísimo trabajo dormir, mientras que cuando la luna está menguando te sientes más cansada. Baja un app con los ciclos lunares y fíjate cómo influye la luna en ti, vas a aprender muchísimo.

El poder de hacer que las cosas pasen o se hagan realidad. – Cosas buenas y malas, generalmente las brujas atraen lo que desean con mayor facilidad que el resto de las personas, las cosas que necesitan se les van manifestando con facilidad, desde cosas muy pequeñas como pensar me encantaría comer una manzana hoy y que alguien de la nada te la regale hasta cosas más elaboradas como la solución de circunstancias más complicadas.

Conocimiento de artes sanadoras. – Las brujas saben qué hierbas curan qué, si alguien te dice que se siente mal quien sabe de dónde pro tienes el remedio, así sea sólo el contacto del doctor que deben de ver. De manera natural las brujas se sienten atraídas también a estudiar herbolaria, terapias alternativas, manejo de la energía.

Sentimiento de no pertenecer.- Las brujas generalmente no “encajan” y si lo hacen no es por mucho tiempo, son almas viejas que necesitan rodearse de otras almas viejas así que aunque lleven una vida “normal” generalmente no hacen lo que los demás hacen.

Intuición. – Las brujas tienen la intuición muy desarrollada, saben lo que va a pasar, vibran a las personas.

 

Ser bruja no quiere decir que seas mala, ni que seas buena, tienes algunos dones que te hacen diferente a los demás, no mejor ni peor, sólo diferente. Para mí lo importante es tener consciencia de esos dones y darles el mejor uso posible, toda buena bruja conoce la ley de causa y efecto que también se conoce como Karma, desde esa consciencia usa tus poderes para construir un mejor planeta para todos.

¡Felices días de bruja!

 

mayda@mujeresimportantisimas.com