Las Mujeres Importantísimas generalmente somos además Mujeres Ocupadísimas.  Tenemos muchos roles que cumplir y con ello muchísimas tareas que hacer, lo cual se puede volver fácilmente un caos con el cual además terminas sintiéndote agotada y frustrada.

Seguro que ya intentaste de todo, tener una to-do list, hacer post its, ponerte hilitos en los dedos para que las cosas no se te olviden y sigues estresada, y no terminas nunca

Lo sé porque en las sesiones de coaching uno de los issues más grandes es la administración del tiempo, no tiene nada que ver con que seas ama de casa o una mega directora importantísima, a todas nos cuesta trabajo organizar nuestro tiempo.

El tiempo es uno de los recursos más valiosos que tenemos, es limitado y no puede regresarse, por eso es importantísimo que aprendamos a administrarlo de forma que se alinee con tus prioridades de vida. Leíste bien, con tus prioridades, no las de tu familia, ni las de tu jefe, ni las de tu empresa.

Hay una frase budista que me encanta: El problema es que creemos que tenemos tiempo. Esto es sin duda una gran ilusión, ninguna de nosotras sabe cuánto tiempo más estará en este planeta, esperemos que sea mucho, pero puede que no sea suficiente.

En internet vas a encontrar un millón de maneras de priorizar, de hecho hay apps buenísimas que te ayudan a hacerlo una de mis favoritas es ANY pero seguro hay otras igual o más chidas… después de muchos años de coachear Mujeres Importantísimas lo que te puedo decir es que una priorización efectiva no viene de cierta técnica o cierta app, viene de crear autoconocimiento y ser conscientes de lo que hacemos, muchas personas viven en automático, esa es una manera muy poco consciente de VIVIR tu vida.

Te dejo un par de reflexiones para que puedas empezar a hacerte más consciente de tus prioridades y con ello empezar a replantearte el uso de tu tiempo.

 

Reflexiona sobre tu muerte. Suena muy feo, y no nos gusta pensar en ello, lo sé. Lo cierto es que en verdad podemos morir en cualquier momento. Si fueras a morir mañana ¿Qué preferirías? ¿Estar hasta tarde haciendo reportes o pasar un rato con tu familia? La respuesta es obvia…

Reflexiona sobre tu vida. Parecería que es más fácil que la de la muerte, lo cierto es que conlleva un montón de auto conocimiento. ¿Cómo quieres que sea tu vida? Tu vida ¿Se parece a lo que quieres que sea? ¿Qué cambios podrías hacer para tener la vida que quieres? ¿Qué te lo impide?

Ubica tus roles. Has una lista de los roles que tienes. Ser humano, mamá, empresaria, amiga, esposa, novia, dueña de perros, trabajadora, creyente, administradora, niñera, chofer, psicóloga… todo lo que se te venga a la mente escríbelo. Ahora enlístalo en el orden de importancia que cada rol tiene para ti. Recuerda, para ti, no para los demás.

Durante una semana escribe cuanto tiempo le dedicas a cada rol y revisa a cuál le dedicas más tiempo y menos tiempo, revísalo con la lista de lo que es importante para ti. ¿te cuadra? ¿Le dedicas más tiempo a lo que es importante para ti o le dedicas más tiempo a lo que “tienes” qué hacer? La triste realidad es que casi seguro no van a coincidir, reflexiona al respecto… ¿Qué te dice eso de ti? ¿Qué cambios podrías hacer? ¿Qué te lo impide?

Piensa en las cosas que haces que no le agregan valor a tu existencia. Pasar mucho tiempo en el tráfico, usar demasiado las redes sociales, ver mucha tele, lavar muchos trastes… lo que sea que no te agregue valor. ¿Hay algo que puedas delegar? Puedes pedirle ayuda a tu familia o contratar a alguien que te ayude con las tareas del hogar. Si no es así no paniquees, ¿Cómo podrías agregarle valor a esas actividades? Escuchar audiolibros en el coche, meditar mientras lavas platos, usar tus redes para compartir contenido útil y responsable, hacer que ver tele se convierta en una actividad de recreación para tu familia.

En verdad, sólo tienes una vida, para hacer lo que es importantísimo para ti, prioriza y sé congruente con tus elecciones, eso es lo que toda Mujer Importantísima hace.

 

Mayda@mujeresimportantisimas.com