Cuando somos mamás, una de las situaciones más difíciles a la que nos enfrentamos es cuando llega nuestro hij@ a decirnos que alguien lo ofendió, le pegó, se burló de él/ella o lo excluyeron.

Te ha pasado? Seguramente sí…… la forma en la que respondemos ante esta situación es sumamente importante por que lo que va a aprender mi hij@ a partir de mi reacción es CRUCIAL.

Evidentemente la agresión no es aceptable bajo ninguna circunstancia, pero si yo como mamá reacciono agrediendo, juzgando y hablando mal del niñ@ que fue grosero con mi hij@ o que lo agredió estoy enseñándole a mi hij@ que ser agresivo es “normal”, que así se debe de abordar una situación… de manera agresiva, con enojo, atacando y juzgando al otro.

Todas las que tenemos la fortuna de ser mamás, sabemos y hemos sentido el profundo dolor y enojo cuando a nuestros hij@s les “hacen” algo, sin embargo tenemos que enfocarnos en qué podemos hacer para romper ese ciclo de agresión que está en el ambiente, por que si yo respondo de manera agresiva estoy siendo parte del problema.

Cada vez hay más personas buscando una práctica espiritual que les lleve a encontrar la paz y la felicidad… pero no podremos enseñarle esto a las nuevas generaciones si no lo cultivamos en situaciones como estas.

A qué me refería cuando dije que era CRUCIAL  tu manera de responder? 

Me refiero a que tenemos que enseñarle a nuestros hij@s la tolerancia…. y no se confundan, la tolerancia NO es dejarse… la tolerancia es tener la capacidad de entender al otro SIN JUZGARLO, y ver de qué manera lo puedo ayudar.

Si yo como sociedad, como escuela, como mamá, cuando un niñ@ tiene una conducta “agresiva” lo ataco y lo exilio què estamos haciendo como humanidad? Què le estoy enseñando a mi hij@? 

No todas las personas reaccionamos igual, no todos somos pacientes, no todos somos maduros ….. todas las personas hemos pasado por situaciones difíciles que ocasionan que tenga la mecha corta y explote …. pero eso no significa que soy una “mala” persona !!! Significa que tuve  un momento difícil y perdí el control …. nada más.

Si nosotras les explicamos a nuestros hij@s que tal vez su compañer@ está pasando por una situación difícil en casa, o que es un niñ@ al que le cuesta trabajo controlar sus impulsos y le enseño que en esos casos es mejor poner una distancia física por su seguridad, lo que estoy enseñándole es la TOLERANCIA.

Si todos los adultos contribuimos con este granito de arena, comenzaremos a cambiar al mundo.

yissel@mujeresimportantisimas.com