La violencia tiene distintas caras y se manifiesta de distintas formas, a veces es muy difícil identificarla, hasta que el daño ya es irreparable o demasiado profundo. Yo había escuchado algo de acoso laboral o mobbing, la neta es que no tenía ni idea cómo sucedía, me imaginaba que era una violencia súper evidente dónde jefes malditos humillaban horrible a su equipo, que generalmente eran personas mega sumisas y que sólo pasaba en dependencias de gobierno o algo así (no me pregunten porqué, pero neta así me lo imaginaba). Lo de las humillaciones y las personas sumisas es cierto, en algunos casos, pero no en todos.

Cuando Andrea me llamó y me dijo que había dejado su súper puesto en una empresa muy acá yo no entendía nada, tengo muchas amigas que han dejado su trabajo últimamente, para recorrer el mundo, hacerse empresarias, seguir a sus maestros espirituales, pero lo han hecho paulatinamente y me iban contando su proceso. Andrea lo hizo de repente, sin avisar hasta que ya se había mudado, se había separado de su novio unos meses antes, pensé que ese era el motivo pero cuando me contó lo que le había pasado, lo que había sufrido, me di cuenta de cuánta desinformación hay sobre el tema y la invité a hacer esta entrevista para crear consciencia y saber qué podemos hacer si nos pasa.

Andrea sin duda es una Mujer Importantísima, la he admirado siempre por su valentía, su capacidad laboral, su manera de inspirar a otros… hoy la admiro más por cuidarse a sí misma, ponerse en primer lugar y no quedarse callada.

 

¿Cómo empezó todo?

Hace algunos años me hablaron de esta empresa para ofrecerme trabajo, yo ya llevaba un tiempo alejada de la vida corporativa, pero tenían unos proyectos que me interesaron y decidí aceptar el trabajo.  Mi jefe era lo máximo, el trabajo estaba padre, la ciudad también. Mi acosador dirigía otra área, lo conocí… es de ese tipo de personas que le caen bien a todo el mundo, parecería que no mata ni una mosca, esta es una de las características de la personalidad psicópata. A mí me caía bien, pero en el fondo había algo que no me vibraba mucho, no me gustaba que hablara mal de todo el mundo a sus espaldas, se me hacía traicionero, pero cómo nuestra relación era muy poca la verdad es que no le ponía mucha atención ni interés.

Los dos tenemos la misma profesión, yo tengo una experiencia distinta a la suya, con más exposure, he trabajado en distintas empresas lo que me ha dado muchas tablas. La empresa me recibió bien, la gente también, muy rápido hice un grupo de amigos y eso debe haber despertado su envidia, lo cual me convirtió en su víctima natural.

Un tiempo después él mismo me propuso para tomar un proyecto en otra ciudad, yo lo acepté porque el reto estaba padre, alguien me dijo que me había propuesto para deshacerse de mí, porque era un proyecto del que muchas personas se habían rajado, no le puse importancia a ese comentario, me fui por un par de años, volví y desafortunadamente él terminó siendo mi jefe… sin darme cuenta había quedado atrapada.

¿Cómo te diste cuenta que estabas siendo víctima de acoso laboral?

Ufff… fue bien difícil, ese es el tema con el acoso laboral, que la mayoría de las veces no te das ni cuenta. Es una especie de agresión pasiva que te va acabando poco a poco, hay casos en los que la agresión es muy evidente, en el mío no. El primero que se dio cuenta fue mi cuerpo, tenía muchísimo dolor de cuello y espalda, tanto que me dolía la cabeza y los oídos. Soy una mujer consciente y empecé a ir a fisio terapia, también empecé a auto observarme más, me di cuenta que el dolor se me quitaba cuando no iba a la oficina, pensaba que era la compu, la silla, el escritorio…

Mi exnovio también se daba cuenta, llegaba, le contaba cosas del trabajo y me decía: Oye eso que te dijo no está bien, oye eso que te hicieron de no darte tal puesto no me late, oye esta es la tercera vez que te incumplen algo… y yo justificaba a la empresa porque soy demasiado leal, le decía que seguro había sido un error o que era por pendejos, pero no por malos. También me notaba muchísimo más estresada y reactiva y me decía que laboralmente había tenido proyectos mucho más estresantes y que nunca me había puesto así.

Con el acosador yo pensaba que la relación era cordial, era evidente que no era mi fan. Pero hacía cosas que no estaban bien, bromas muy agresivas y fuera de lugar, cuando lo confrontaba podía disculpas pero sus bromas seguían. Todas sus “bromas” eran denigrantes, cosas como eres muy intensa, ni aguantas nada, tu siempre te sientes mal, siempre te quejas del cuello, la verdad es que te fue bien en ese proyecto porque todo estaba tan mal hecho que era muy fácil mejorarlo un poquito… siempre tratando de quitarle valor a mi chamba,  hacerme parecer débil o inadecuada y criticándome todo el tiempo…así es como te van destruyendo.

Hacía cosas chiquitas como darles a todos una oficina padre y a mi un escritorio cualquiera, me daba muchísimas más iniciativas que al resto de los gerentes, me decía que la gente hablaba muy mal de mi, de mi carácter… y yo me quedaba pensando que el problema era yo, pero por más que lo pensaba y que tengo un carácter fuerte de verdad que yo sé que soy buena persona, trato bien a la gente, soy estricta con cosas de chamba pero nada como para que me odien ¿sabes?

Un día iba camino al trabajo, me acordé de algo que me dijo cuándo le reclame de sus bromas “ ni aguantas nada, así te demuestro que te quiero, así trato a mi esposa” por supuesto que le dije que a mí no me tratara así, pero cuando lo iba recordando ese día camino al trabajo me empezó a dar un ataque de pánico… se me prendieron los focos y fui con la psicóloga de la oficina, ella me dijo después de cuatro sesiones que yo era víctima de mobbing o acoso laboral y que estos casos tenían sólo tres formas de resolverse:

  1. Que yo me hartara y dejara el trabajo sin saber bien por que
  2. Que me dieran tanto trabajo y yo estuviera tan cansada que no pudiera dar los resultados y me corrieran.
  3. Que me enfermara tanto que tuviera que dejar el trabajo.

Me recomendó dos libros de Luis Piñuel: Mi jefe es un psicópata y Por si acaso te acosan, los leí y me quedé aterrada, fue muy feo, letra por letra lo que describen los libros me estaba pasando… quedé en shock por un par de semanas sin saber qué hacer, con un miedo terrible porque ahora sabía lo que estaba pasando. Después del shock decidí ver por mí, busque a mis médicos que me diagnosticaron fibromialgia, busque ayuda psicológica fuera de la oficina y me asesoré legalmente.  Mi psicóloga y mi abogada fueron piezas claves porque me ayudaron a entender el problema, saber que esas cosas sí pasan, que me estaban pasando a mí y que tenía que ponerme las pilas para salir de esta. Hay una parte del proceso en la que entras en negación y culpa, por eso necesitas expertos objetivos que puedan hacerte ver las cosas con claridad aunque sea muy fuerte.

¿Cuáles son las características de un acosador?

Según Luis Piñuel, algunas de las características son:

  • Se muestran encantadores y hasta carismáticos, son los que le caen bien a todo el mundo.
  • Manipulan a las personas para que hagan su chamba, son muy flojos y poco hábiles en cuanto a trabajo en general.
  • Calumnian a las personas, hablan mal de la gente. La idea es que para cuando te atreves a denunciar ellos ya han dicho tantas cosas de ti que casi nadie te va a creer.
  • Buscan destruir o eliminar profesionalmente a otros con tal de sobresalir. Intentan ascender de posición caiga quien caiga pero al mismo tiempo no permiten que su gente crezca.
  • Son doble cara, alaban a la gente con más poder que ellos, se venden bien sin tener en realidad ningún talento, suelen elegir empleados débiles, pasivos o sumisos En mi caso el acosador hasta presumía de tener “muchas mujeres” a su cargo.
  • Mienten compulsivamente. Distorsionan las cosas para quedar bien.
  • Se esfuerzan siempre en hacerte creer que son sinceros.
  • Simulan ser muy trabajadores, la realidad es que se apropian de los logros de los demás.
  • Identifican de inmediato quienes pueden ser fuentes de poder en la empresa y llegar más lejos que ellos o personas que no se van a prestar a su conducta poco ética, desde ahí deciden eliminarlos. Tienen en el fondo una muy baja autoestima y una personalidad psicópata.

¿Cómo alguien puede saber si es víctima de acoso?

Lo primero que puede alertarte es cómo eres tu, los acosadores eligen siempre el mismo tipo de personalidad para acosar, si eres independiente y no te interesa el rollito de la grilla, si eres justo y no temes denunciar injusticias cuando suceden, si piensas distinto a los demás y no te da miedo decirlo, si no te prestas ara sobornos, malas prácticas ni cosas chuecas, si eres solidario con los demás y tiendes a defender a las personas, si hablas abiertamente de temas que son tabús en la empresa, si eres sincero, brillante y tienes un liderazgo nato eres de las presas favoritas de estos parásitos.

  • Te hostigan psicológicamente de manera sutil pero por tiempo prolongado, esto te desestabiliza emocionalmente.
  • Te hacen cosas para que te hartes, te enojes, explotes y te vayas. Sientes como si quisieran cansarte.
  • Te critican todo el tiempo, con cosas de chamba y cosas no de chamba, a mi me decía cosas hasta de mi color de pelo.
  • Pueden maltratarte verbalmente o humillarte enfrente de los demás.
  • Deterioran tu rendimiento laboral dándote una carga excesiva de trabajo y te dicen que es para que puedas mostrar que eres capaz.
  • Te hostigan con acusaciones falsas sobre tu trabajo.
  • Destruyen tu reputación hablando pésimo de ti a tus espaldas.
  • Destruyen tu salud física y/o psicológica.
  • Te aíslan para reducir tus posibilidades de crecimiento, hacen parecer que lo que haces es poca cosa.
  • Envenenan a tus compañeros de trabajo en tu contra.
  • Quitarte responsabilidades para después alegar que tienes bajo rendimiento.

¿El acoso tiene algo que ver con discriminación a las mujeres o misoginia?

En mi caso si, pero no necesariamente. A mí, por ejemplo, me sacaron de un proceso de selección para otro puesto siendo la candidata con mejor perfil (dicho por mi ex jefe y por recursos humanos) porque “no le caía bien” al jefe, porque tengo el carácter “muy fuerte, eres muy directa” por dios todos los directores tienen el carácter más fuerte que yo y son más directos, el problema evidentemente era que soy mujer y que el acosador estaba tratando de cansarme. Pero el acoso se da indistintamente el género, aunque es probable que las mujeres seamos más vulnerables.

¿Qué le dirías a otras Mujeres Importantísimas que estén pasando por la misma situación?

No es tu culpa. Piñuel lo explica muy bien en sus libros, hace una analogía con Blanca Nieves y dice que Blanca nieves no hizo nada para que la pinche bruja se ensañara con ella más que ser la más bonita del reino, tú tampoco hiciste nada más que ser buena en lo que haces para toparte con este psicópata.

Busca ayuda de inmediato. Yo recomendaría el mismo orden que yo seguí, primero mi familia, después los médicos, un psicólogo que sepa del tema y un abogado. También es importante pensar en quienes van a ser tus aliados, personas de la chamba que puedan ayudarte a salir de la situación de manera menos perjudicial, y digo menos perjudicial porque en estos casos no hay una mejor manera posible, todas las opciones son feas, pero hay unas menos feas que otras.

Documenta toda la evidencia que puedas. Guarda correos, imprímelos, graba conversaciones, ten copia de documentos en los cuales se demuestre una mala intención o acoso.

Aléjate de tu acosador. Mientras decides cómo resolver el asunto mantén tu distancia, intenta no estar a solas con esa persona, no lo confrontes, no te enganches si hace o dice algo patológico.  Hay un momento en el cual quieres sacar todo a la luz, decirle sus verdades, demostrarte que puedes defenderte… no va a servir de nada, no te vas a poder defender, el daño ya está hecho. Aléjate no por cobarde sino porque te quieres, te cuidas y te proteges.

No cuentes nada a nadie del trabajo, por más que confíes en ellos. El mobbing funciona un poco como el bullying, el acosador tiene a su pandilla, personas de más alto nivel que ven lo que hace y no dicen nada y gente de más bajo nivel que viven de sus promesas y lo protegen, todo se lo cuentan y no tienes cómo saber quién es quién.

Cuando estés lista denuncia, no te quedes callada. Elije el tipo de denuncia que quieras, interna, legal, en redes sociales, pero denuncia. Esto no va a cambiar tu situación, pero puedes ayudar a que más mujeres hablen, necesitamos que haya más información de este tema en nuestro país. Las leyes mexicanas ya reconocen el acoso laboral, la vía legal también es una alternativa.

Que tu bienestar y tu integridad se conviertan en tu única prioridad. Una de las características de las acosadas es que no nos rajamos nunca y seguimos tratando de hacer que las cosas cambien… si quieres que las cosas cambien elígete a ti, no a tu trabajo ni a tu empresa. Ningún puesto, ningún sueldo pueden pagar tu libertad y tu bienestar, pon un alto en seco y sal de ahí, con la cabeza en alto, sintiéndote orgullosa de no haber permitido más maltrato.

contacto@mujeresimportantisimas.com