Todas hemos tenido o tenemos algún sueño por cumplir, y todas hemos dejado pasar alguno por diferentes razones, nuestro entorno a veces no nos ayuda, nos educan de cierta manera, para hacer ciertas cosas, las personas esperan que hagamos esto o lo otro lo que nos deja con muy poco espacio para soñar y mucho menos para cumplir nuestros sueños.

Vivimos en un sistema en dónde nos enfocamos mucho en hacer y tener y muy poco a ser, a experimentarnos y conocernos mejor, eso es muy triste… y ni siquiera te estoy hablando de sueños locos de abandona todo y vete a recorrer el mundo, a veces son sueños como aprender a pintar, tomar clases de canto, hacer fotografía, cocinar, aventarte de un paracaídas. Cuando empezamos a perseguir esos sueños se despiertan los exterminadores de sueños que se han olvidado de sus sueños y comienzan a hacer de las suyas para que te olvides de los tuyos.

No lo permitas.

El miedo. Esa vocecita en tu cabeza que te dice todas las cosas que pueden salir mal y que nunca te dice cuales son las que pueden salir bien y qué ganancias tendrías si te atreves a perseguir tus sueños. El antídoto para el miedo es tu valentía, en algún momento de tu vida has tenido que ser valiente, recuerda cuándo fue la última vez.

Los aguafiestas. Esas vocecitas de tus “amigos” que están llenas de sus propios temores y creencias. Cuando ellos están hablando recuerda que hablan desde su experiencia personal que no es la tuya. El antídoto perfecto son los amigos de verdad, los que te impulsan y no te frenan por más loco que sea tu sueño. Rodéate de esta clase de personas.

La falta de…. lo que sea. Son excusas que te pones para posponer el cumplimiento de tus sueños, no tienes dinero, no tienes tiempo, no tienes quién cuide a tus hijos, no hay ninguna razón para dejar morir tus sueños, el antídoto es la organización y reestructuración de tus prioridades.

La falta de confianza en ti misma. Crees que no vas a lograrlo, que no lo vas a hacer lo suficientemente bien, que te va a ir fatal… el antídoto perfecto para la falta de confianza es un poco de locura, suelta esas ideas que te anclan, libérate de ellas, tú puedes lograr cualquier cosa que te propongas siempre.

Tus creencias. Crees que ya estás muy grande para intentarlo, que ya no vale la pena, que es una locura… y precisamente por esas creencias es que debes intentarlo, no te vas a volver más joven, cada día tenemos menos tiempo para hacer locuras…

Los sueños nos mantienen vivos, vivos de verdad, perseguirlos nos inspira, nos motiva, nos pone de buenas y nos reta, esos son suficientes motivos para nunca exterminarlos e intentar hacerlos realidad siempre.

 

Atrévete.

 

mayda@mujeresimportantsimas.com