Si eres de la que piensa que con dormir  unas horas es suficiente o que tu insomnio es normal, pues aunque no lo creas si pasa y mucho, simplemente con una hora menos de sueño podríamos tener ya un impacto dentro de nuestro cuerpo ya que aumenta el riesgo de padecer alguna enfermedad y claramente no le damos el tiempo adecuado a nuestro cuerpo para sanar y tener esos beneficios terapéuticos que ofrece el sueño.

Vámonos desde lo más sencillo para entender que nos pasa:

Las personas que no duermen lo suficiente son más susceptibles a sufrir enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, depresión y obesidad. Además, nuestra vida se reduce considerablemente e incluso el  riesgo de padecer cáncer es más alto, ya que al no tener el tiempo adecuado de regeneración celular y muscular, los agentes oxidantes tienen la vía más fácil para causarnos problemas.

Diabetes: el sueño nivela el azúcar. La reacción del cuerpo ante el desvelo es similar a la resistencia a la insulina que ocurre en el cuerpo antes de desarrollar diabetes, la insulina ayuda a convertir glucosa en energía pero cuando hay resistencia de insulina, el nivel de azúcar en la sangre se dispara, puede dañar los órganos y problemas mucho más complicados.

¿Qué pasa con el cuerpo? ¿El desvelo engorda? Pues efectivamente, el cuerpo pide energía cuando está cansado por tanto sentiremos antojo de carbohidratos y azúcar más hacia la tarde que es cuando estamos más cansados. Además, se cree que afecta la hormona grelina, que maneja el apetito y el peso, la eleva por lo que aumenta el apetito y  hace que se retenga  grasa.

¿Arrugas? Nuestras ojeras son la punta del iceberg. El desvelo, junto con el cigarrillo y el daño solar, es de las causas más comunes de envejecimiento prematuro en la piel. Cuando dormimos, el cuerpo produce la hormona que le da elasticidad a la piel y ayuda a prevenirlas.

¿Y el corazón? Dormir bien impacta nuestra presión sanguínea, debido a que la mayor parte de estos procesos suceden en la noche. Si interrumpes tus periodos de sueño, tu  corazón debe trabajar de más, lo que podría ser riesgoso para la salud.

¿Y qué pasa con el efecto terapéutico? Después de un día complicado o simplemente que consumió mucha energía, sino buscamos descansar los suficiente seguramente al día siguiente nos sentiremos agobiados y mucho menos productivos.

Muchos estudios concuerdan en que debemos dormir mínimo 7 horas y que debemos ir a la cama antes de las 12:00 am ya que aunque te tomes 10 horas si duermes después de las 12 no genera el mismo beneficio que si te duermes antes de esta hora.

Es importantísimo buscar que al momento de llegar a la cama sea de la mejor forma, es decir, generando algún tipo de hábito que nos permita relajarnos; por ejemplo: usando aceites, leyendo un libro, viendo un programa de TV divertido (olvídate del teléfono). Esto nos permitirá realmente dormir profundamente y sólo así lograremos recargar pilas

Nuestro descanso es preciado, recuerda que tus últimos pensamientos se quedaran en tu mente. Tus preocupaciones o alegrías se irán a tus sueños, así que mejor decide irte con las alegrías que seguro te darán más y mejores años de vida.

 

tania@mujeresimportantisimas.com