El primer sueño que cumpliste fue nacer, tener esta vida y lo lograste. Soñaste con poder caminar, poder hablar, leer, sumar… lo lograste. Probablemente soñaste con terminar la secundaria, la prepa, la carrera, una maestría, un doctorado… alguno de estos sueños los cumpliste. Soñaste con casarte, tener hijos, una vida laboral exitosa, ser buena en lo que haces, ayudar a alguien…

¿Cuántos sueños has cumplido? ¿Te has puesto a reflexionar en esto? Y, ¿Para qué te sirve reflexionar en ello?

Hoy en día es muy ondita el rollo de perseguir tus sueños, yo en lo personal soy fan de esa ondita y creo que es muy chingón hacerlo, pero a veces también creo que le dedicamos más tiempo a perseguir lo que no hemos conseguido que a valorar los sueños que ya hemos cumplido y hoy quiero hablar de esto.

Estoy segura que has cumplido muchos más sueños de los que crees, en serio, has una lista si quieres y te vas a dar cuenta de todo lo que has logrado, esta reflexión la hacemos pocas veces, pero ya acercándonos al final del año, es una reflexión que te puedes regalar.

Estos sueños cumplidos dicen mucho de ti, de tú valentía, perseverancia, fuerza, impulso, tenacidad, coraje, integridad, compromiso, esfuerzo, autenticidad, congruencia, disciplina, voluntad, amor, pasión, responsabilidad… la lista es larguísima.

¿Te has detenido a reconocer todas esas cualidades en ti?

Porque de verdad que de poco valen los sueños que has cumplido si no te reconoces el hecho de haberlos cumplido, es como llegar a la meta de un maratón y pensar sólo en el que sigue… sería agotador ¿Cierto?

Igual de agotador es ir persiguiendo sueños sin celebrar los que cumples, sin darte un momento para disfrutar, celebrar y gozar…  tendrás tiempo para soñar más, cumplir más sueños, estoy segura.  Pero hoy te invito a mirar tu historia, esos sueños cumplidos, sonreír y reconocer tu genialidad, lo mereces.

Es esa sonrisa y ese auto reconocimiento los que te van a impulsar a cumplir los sueños que están por venir.

Atrévete.

mayda@mujeresimportantisimas.com