¿Quién no lo ha deseado? Dejarlo todo, iniciar de cero, perseguir un sueño, abrirse a nuevas experiencias, sentirnos como en la película de Comer, amar y rezar… obvio sin engordar y caber siempre en nuestros jeans. Y no necesariamente lo deseamos desde el hartazgo o de un sáquenme por piedad de aquí, a veces necesitamos empezar de nuevo porque necesitamos un poco de tiempo y espacio para nosotras, porque queremos comprobar qué es lo que podemos lograr o porque sí.

Este año he visto a muchas Mujeres Importantísimas empezar una nueva vida, dejar sus trabajos “seguros y estables” para hacer… pues distintas cosas, un blog, un camino espiritual, estudiar, un viaje que no habían tenido tiempo de hacer, tener un hijo y criarlo en un lugar menos caótico que la ciudad, vivir en Uruguay, en un pueblito, en San Cristóbal de las Casas, en Estados Unidos.

Y no te imagines que son chavitas milenials para las que parecería bien fácil adoptar otro estilo de vida, la mayoría son mujeres de más de 35, algunas con pareja e hijos, otras sólo con hijos y otras solteras.

¡A la chingada todo! Y a empezar una nueva vida.

Algunas personas piensan que estamos locas, que nos va a ir fatal, que nos vamos a arrepentir… ninguna de las que yo conozco se ha arrepentido y la verdad es que dudo que lo hagan, una vez que tomas la decisión, pero la tomas de verdad, difícilmente hay marcha atrás.

Tampoco te voy a decir que es fácil, por supuesto que hay días en los que paniqueamos muy mal sobre nuestro futuro fuera del estereotipo de la “vida normal” donde te despiertas a una hora, vas al trabajo, vuelves a tu casa, descansas y vuelves a empezar. Nuestra vida no es una “vida normal”, nuestras prioridades cambiaron y hoy es más importante nuestra clase de yoga que una junta, conocer personas que tener una agenda ocupadísima, estar con nuestra familia (muchas de nuestras familias tampoco son normales, obviamente) que ir de compras… muchas personas no nos entienden, pero hay muchas otras que sí.

Si estás pensando cerrar un ciclo y empezar una vida nueva… ¡Bienvenida!

Te comparto algunos tips que me han servido en mis cambios de vida o que le han servido a otra Mujeres Importantísimas, espero que te sirvan:

No hay un momento ideal. Si te estás esperando a que el ciclo escolar concluya, a tener dinero suficiente, a que toda tu familia te apoye y que todo eso suceda al mismo tiempo… probablemente no va a suceder, por supuesto que hay algunas cosas que necesitas tener listas antes de cerrar tus ciclos y empezar de nuevo, pero no esperes a que todo sea perfecto o no vas a empezar nunca.

Acepta las renuncias y las ganancias por igual. Generalmente nos enfocamos en lo que perdemos y no en lo que ganamos, ambas caras de la moneda son importantísimas si tenemos el enfoque adecuado. Hay cosas que ya no vas a tener, pues qué bendición no tener algunas de esas cosas, y hay nuevas cosas que vas a ganar, chidas y no tan chidas, pues qué bendición también. Enfócate en lo bueno.

Paniquea de vez en cuando. Es normal, me acuerdo cuando le conté a mi hermano que me iba a ir a India y le dije estoy aterrada, él me contestó: Y vas a estar aterrada desde hoy hasta que estés allá bien desempacada… fue tal cual, tres semanas de pánico en México y tres semanas de pánico en India, el miedo es normal. Que no te de miedo el miedo.

No des muchas explicaciones. Hay gente que va a estar feliz por ti, gente que nunca va a ser feliz ni por ti ni por nadie y gente que secretamente te va a envidiar… todos te van a hacer mil preguntas, el tema es que algunos las hacen para hacerte dudar… no te enrolles, puedes contestar un simple ya lo decidiré en su momento… obviamente que no tienes todo resuelto, nadie lo tiene resuelto todo en esta vida así que no te atormentes si no tienes todas las respuestas, de eso se trata un poco empezar tu nueva vida ¿cierto?

Confía en la vida. Además de las preguntas de los demás tenemos nuestras propias dudas, ¿Voy a tener nuevos amigos? ¿Va a estar padre? ¿Qué hago si no me gusta? Bla, Bla, Bla… lo cierto es que ni tu ni nadie lo sabe, pero cuando empiezas una nueva vida las cosas se empiezan a acomodar solitas, si las dejas y si te dejas fluir.

Abre tu mente. De nada te va a servir una nueva vida si traes cargando tus viejas creencias, intenta suspender los juicios al menos los primeros meses, nada es mejor ni peor, es solamente distinto.

Disfruta el presente. Como sea, es esta la vida que estás viviendo, nueva o vieja y seguramente tendrás muchas cosas por las cuales estar agradecidas, cuando empiezas una nueva vida agradécete tu valentía y sonríe ante cada nuevo día.

 

Atrévete.

mayda@mujeresimportantisimas.com