El rostro de  Coyolxauhqui, su cuerpo aparentemente fragmentado, nos muestra la belleza de los ciclos lunares; todas somos por este motivo mujeres Luna.

¿Quién al mirar la noche sintió un asombro antigüo?, el ritmo del rito lunar a través de la mirada. De este ritmo que en sus mejillas portadoras de cascabeles trae consigo Coyolxauhqui, la de los cascabeles en el rostro.

Estos temas desde que era niña me apasionan: las fases del cambio, la Luna, las diosas, el mito, las cartas, la escritura. Mi libro “Coyolxauhqui, cascabeles en el rostro” refleja estos motivos. He creado un personaje, una niña llamada Meztli, quien se da a la tarea de escribir cartas a la Luna y ella misma le revele su verdadero rostro. Meztli nota además que cuando escribe las cartas a Coyolxauhqui,  a sus  perritos Xoloitzcuintles  les brillaba su desnuda piel, y  leen lo que ella escribe. El poder ancestral de sus perritos la asiste en todo momento, la apoyan  para no perder la esperanza de que la Luna le conteste aunque sea en sueños, como efectivamente sucede: “mi cuerpo, Meztli, está desnudo y desmembrado. Mi cintura atada con dos maquizcóatl, las serpientes de unión con mi hermano sol, anudadas al infinito. En mis brazos también anudan las serpientes. Como soy mujer, soy una diosa selenita. Soy la que tiene adornos, soy la luna; Coyolxauhqui”

 

edna2

El descubrimiento de este monolito o mandala pedernal como yo le he nombrado, la enorme escultura se encontró al pie del Templo Mayor, en el centro histórico de la Ciudad de México en 1978, cuando yo tenía 10 años, fue mi regalo al cumplir mi  primera década en este planeta. Mi padre al llevarme a ese museo donde ahora habita nuestra Coyol, me buriló una memoria atávica que ahora me proporciona la vena literaria con la inicié mi vida como escritora, es decir a través de las cartas.

 

 

Este libro es un homenaje a todas la niñas, o a las ahora mujeres, que como yo se renuevan, se restauran, se modelan y unen nuevamente una y otra vez…. todas hemos sido desmembradas, fragmentadas y vueltas a unir, todas hemos sido la mujer ancestral más importantísima: Coyolxauhqui.

 

Te invito a  dialogar conmigo en la presentación de mi obra: Coyolxauhqui, cascabeles en el rostro, editada por “Fundación cultural Armella. Colección Axólotl” el día 15 de enero 2017; 13:00 hrs en  Foro el Tejedor, el Péndulo.

 

Edna Aponte

Escritora. Talleres de escritura creativa.

ednadewa@gmail.com

Mis talleres de escritura en: http://pendulo.com/id/169418