Para celebrar el cumpleaños de una de mis mejores amigas, nos fuimos a tomar unas vacaciones a una bella playita cercana a Ixtapa, ya en la casa  que rentamos me puse de curiosa a revisar los libros que había y como bien dicen que la vida te pone lo necesario cuando más lo necesitas, encontré un pequeño libro que desde entonces me ha marcado muchísimo y  que llegó en el mejor momento.

Este libro precisamente hablaba de un viaje a la playa, imagínense hermosa coincidencia, ponía a tono experimentar lo que leía con lo que veía y escuchaba, tenía el escenario perfecto para leerlo. En ese momento, pensaba y pensaba sobre mi  equilibrio entre el trabajo, qué podía hacer para tener más tiempo y  no descuidar mis  relaciones. Y para mi gran sorpresa el libro hablaba de eso.

Anne Morrow Lindbergh habla de este tema, relacionando conceptos y planteando diferentes formas de manejar situaciones de la vida a través de cinco conchas de mar. En este libro se pregunta qué caminos puede tomar uno  para vivir la vida desde una armonía interior.

The Channelled Whelk (una concha en forma de caracol) que canalizada proporciona la primera sugerencia: simplificación. Lo que uno aprende de este caracol es el arte de mudar. En la playa uno puede estar bien con menos ropa y menos refugio, menos vanidad, menos orgullo y menos hipocresía.

The Moon Shell (tiene forma de spyral o luna), con su espiral perfecto y un solo ojo, sugiere otro principio: la soledad. Aunque lo evitamos, debemos aprender a estar solos, porque sólo cuando uno está conectado con su núcleo puede estar conectado a otros. Nuestro mundo no entiende la necesidad de estar solo, pedimos disculpas, hacemos excusas, escondemos la verdad. Necesitamos ser pioneras en atender nuestra paz  interior

The Double-Sunrise (forma de  la concha que tiene una perla adentro), la describe como la imagen de una relación pura, lisa, entera y sin manchas. Experimentamos momentos con tales sentimientos, pero a veces nos aferramos al pensamiento de que esos momentos deben durar para siempre. Por ejemplo, una pareja siempre querría que la relación fuera la misma que durante el período de cortejo. Ninguna relación permanente puede permanecer exactamente igual, ni debe. Hacerlo excluiría el crecimiento y la realidad. La vida debe continuar, simplemente debemos tomar tiempo y recrear esos momentos de vez en cuando pero no esperarlo por siempre.

The Oyster Shell (ostra) lo describe como humilde, torpe y feo. Su forma no es primordialmente hermosa sino funcional.  La compara con los años intermedios del matrimonio. La familia y educar a los hijos puede ser la situación apropiada que Oyster Bed simboliza. Esta cáscara simboliza el tiempo cuando estás atado con tantos aspectos que la belleza reside en el aspecto funcional de cada rol.

The Argonauta (es como un pulpo pero comprimido) estos animalitos no están sujetos a su concha en absoluto. La cual relaciona la separación entre los hijos y los padres, principalmente de la madre

Estas conchas proporcionan metáforas para las fases de las relaciones: la inquietud, las presiones y exigencias interminables, la negación del ocio y el silencio, la amenaza a la paz interior y la integración, el intranquilo equilibrio de los opuestos, el hombre y la mujer.

Anímate a leerlo, “Gift from the Sea by Anne Morrow Lindbergh

 

tania@mujeresimportantisimas.com