En Mujeres Importantísimas siempre hablamos de la importancia de atreverse, inspirar y compartir y nos pone de muy buen humor cuando encontramos por nuestro camino a mujeres que son así.

Esta Mujer Importantísima lleva esas tres cualidades al extremo, Viridiana es una alpinista que ha escalado cumbres como el Manaslu en Nepal, el Aconcagua en Argentina entre otros, llevando el nombre de México literalmente muy en alto.

Por si fuera poco Viridiana se toma el tiempo para compartir sus experiencias con su proyecto Mujeres en la Cima el cual busca inspirar a la mujer a través de la experiencia y liderazgo transformacional.

¡Su próxima meta es escalar el Everest en abril del 2017, estamos seguras que va a lograrlo!

La buscamos porque nos identificamos muchísimo con ella y esto fue lo que platicamos.

Cuéntanos un poquito de ti, de tu familia y de dónde nace el gusto por el alpinismo.

viridianauno

Durante mi infancia y adolescencia fui muy inquieta y siempre estaba en clases de todo, karate, tenis, natación, futbol, voleibol y todo lo que se me presentara lo quería hacer, pero nunca tuve constancia en ninguna disciplina.  

En el 2013, a mis 20 años, fue cuando inicié corriendo pocos kilómetros hasta tener el gran logro de terminar una carrera de 10 km que organizaban cerca de mi casa, iniciando esta gran hazaña con una amiga de la universidad.

Continué en ese mismo año con el propósito de una carrera de 21 km y posterior el maratón, del que con orgullo puedo decir que llevo varios en el currículo, porque ¡Ah como cuestan!

En el intermedio inicie también con la bici de montaña, me gustó tanto que no faltaba ningún fin de semana y entre semana hacíamos rutas en la ciudad. En ese mismo medio fue donde conocí a un scout “Gil Medrano” gran amigo aún, que cada año sube con un grupo de amigos el Pico de Orizaba y el Iztaccihuatl.

Le insistí por un año que me llevará pero su grupo no aceptaba a alguien nuevo por los riesgos que representaba llevar a una persona sin experiencia y un poco tuvo que ver el ser mujer, ya que abunda el prejuicio de ser consideradas débiles o con menor condición física.

 

Fue hasta febrero del 2014 cuando por circunstancias se presentó la oportunidad de que me aceptaran en el viaje, así fue como subí el pico de Orizaba, la más alta de México con 5,636 mts. Me avisó 12 horas antes de partir y en dos horas ya había conseguido, prestado claro, todo el equipo necesario.

Lo único que tenia eran las botas, unas que había comprado un año antes de subir, por que tenia la convicción de que alguien día lo haría, la “terquedad”, como me dice mi mamá, o la “persistencia” como le digo yo, me llevaría a lograrlo.

Poco antes de subir el Pico había hecho un medio IRONMAN así que la condición ya la tenía, lo que no tenía era el conocimiento ni técnica de nada. Subí el pico, para sorpresa de muchos del grupo, ya que en la cima uno de ellos me dijo “Ah sí subiste” como si representara una sorpresa el yo estar en la cima, fue un momento de orgullo pero también un momentos gratificantes cuando logro superar la expectativa de los demás. Aun así, tengo que reconocerles a todo el grupo sus atenciones y los consejos que me dieron en aquella ocasión y sobre todo a Gil que si no hubiera sido por el no hubiera iniciado mi inquietud por conquistar las montañas del mundo.

 

viridiana1La siguiente semana de conquistar la cima de México, empecé a buscar que otras montañas, claro ahora seguía la mas alta de América y en menos de un año fui a Aconcagua en Argentina con 6,962 mts, logrando cima en enero del 2015 en una expedición de tres semanas.

 

En esa ocasión recuerdo que muchos me juzgaron de soñar muy alto ya que no tenia la experiencia suficiente, pero ¿Quién determina eso?, la respuesta es uno mismo.

Si hubiera hecho caso de los comentarios de los demás, el miedo me hubiera impedido ir y tal vez aún seguiría cuestionándome si pudiera hacerlo.

 

Al regreso de Aconcagua, saboreando el éxito por lograr la cima, puse la mirada en el Everest. Fue cuando contacté a todos los alpinistas que tuvieran Facebook o estuvieran en medios sociales para preguntarles todo tipo de preguntas sobre entrenamientos, comida, guías, equipo, etc.

Para mi sorpresa todos me contestaron y me dieron muchos tips. Solo un alpinista me cuestionó mi experiencia o capacidad, pero a esas alturas había aprendido a tomar solamente lo que nutriera mi sueño. De las recomendaciones que me dieron para subir el Everest, surgió el hacer una de las catorce montañas arriba de ocho mil metros para tener la suficiente experiencia en altura.

 

Fue cuando investigando por meses en internet  decidí ir a Manaslu con 8,156 mts, tan solo 692 metros menos que el Everest, ubicada igual en la cordillera del Himalaya en Nepal, fue en octubre del 2015 que logré la cima en una expedición de 30 días.

 

Ahora, la fecha esta fijada, 5 de abril 2017, el Everest aguarda quieto esperando a los cientos de alpinistas que buscaran conquistar su cima, entre ellos yo, una mexicana de 33 años como cualquier otra mujer que vemos pasar por la calle, pero con la peculiaridad de tener una meta propuesta.

 

¿Cómo es el medio del alpinismo para las mujeres?

El alpinismo es una actividad física dura y con riesgos y aun así lo que mas me gusta es la montaña que no distingue género, a ella no le importa si eres mujer o hombre; el frío y la altimetría es la misma para todos. A diferencia de lo que vivimos como mujeres en la cuestión social, laboral y familiar, donde los perjuicios de género abundan.

Son pocas las mujeres en el alpinismo Mexicano, hay mujeres muy destacadas, pero en porcentaje solo representan el 15% de las ascensiones de Mexicanos al Everest (49 ascensiones en total, donde 7 son de mujeres, esto hasta el 2015).

Es por eso que cuando recibo algún mensaje de mujeres preguntándome como iniciar en este deporte, trato de compartirles mi historia para motivarlas en disfrutar del montañismo.

¿Cuál ha sido tu reto más grande?

En las expediciones en las que he participado, el reto como mujer ha sido convivir con hombres y hacerles ver que a pensar de las diferencias biológicas y los retos que esto conlleva, podía ir al ritmo que cualquier hombre del grupo.

Hubo una ocasión en Manaslu donde un integrante asiático de la expedición, hizo el comentario de que las mujeres éramos débiles una vez al mes, refiriéndose a la menstruación.

Me molestó de sobremanera, pero después de reflexionar y lanzar al aire algunas palabras en español, no quise utilizar mi energía, la cual hay que cuidar en la altura, en debatirle. Usé esa y toda mi energía para enfocarme en dar lo mejor de mi cada día, creo que sus varios comentarios machistas surgían de su molestia por llegar a los campamentos antes que él. viridiana2.png

En la montaña, tú eres tu propio enemigo así como tu mejor aliado, pero hay que saber dirigir la energía viendo hacia adentro y no haciendo comparaciones con las personas que nos rodean.

¿Qué es lo que te inspira cada día?

Lo mas gratificante para mi en este proyecto, es recibir mensajes de otras mujeres compartiéndome que las inspiré a iniciar a hacer ejercicio o a intentar algún deporte que por miedo no lo hacían.

Mi propósito es lograr un cambio positivo en los demás a través de compartir mi experiencia en este camino que he elegido.

 

Cuéntanos de tu proyecto Mujeres en la Cima

Realizamos talleres y conferencias con adolecentes, donde mujeres con logros deportivos comparten su historia. El objetivo principal es fomentar los valores del esfuerzo, constancia y de atreverse a soñar principalmente.

Hay muchas Mujeres Importantísimas que quieren llegar como tú muy alto. ¿Qué consejos les darías?

Que cualquiera que sea su meta, que se atrevan a intentarlo. Si hay arrepentimientos, que sean por cosas que hagan y no por las que no hicieron.

Hay que abrazar al miedo como parte del proceso de hacer cosas nuevas, superando el miedo viene la gratificación del logro, pero hay que cruzar esa línea. 

¿Cómo podemos apoyarte mientras escalas el Everest?

Apoyándome a lo largo de la expedición con sus comentarios de aliento a través de Facebook o mi página. En los momentos donde el cuerpo ya esta débil y el frio se siente mas, el recibir apoyo es mi alimento al alma para seguir adelante.

¿Cuáles son tus redes sociales?

Facebook: @MujeresEnLaCimaION

www.mujeresenlacima.com