En una encuesta  que realizó la Federación de Consumidores de Estados Unidos encontró que sólo el 56% de los adultos de 18 a 34 años ahorra al menos 5% de sus ingresos; otros estudios han demostrado que apenas 17% de los millennials siente que está ahorrando lo suficiente para el retiro. Además de que el 29% de los estadounidenses no tiene ahorros de emergencia y sólo el 47% de los estadounidenses de 25 a 34 años ya empezó un plan de ahorro para el retiro, de acuerdo a otro estudio de Fidelity (empresa especializada en gestión de activos y fondos de pensiones)

Entre diferentes gastos fijos, el pago de deudas (normalmente universitarias) y un salario de arranque puede ser difícil encontrar dinero extra para ahorrar al final de cada mes.

La clave es planear, empezar poco a poco y buscar ayuda, pero eso sí lo más rápido posible.

Recuerda que siempre habrá algo que compita por tu dinero, la clave es romper con este hábito y buscar la manera más eficiente de ahorrar.

Manisha Thakor, CEO de MoneyZen Wealth Management dentro de Forbes, menciona que gracias al modelo de Ahorro Voluntario que se expande por todo el mundo, somos personalmente responsables de nuestros patrimonio en un grado que era inimaginable hace sólo unas pocas generaciones. La buena noticia es que, a diferencia de los baby boomers, que podrían haber contado con un programa de jubilaciones, las personas de 20 años saben desde el principio que su calidad de vida en el retiro depende de ellos.

Con esto te dejo algunos tips que a mi opinión engloban de una manera más simple lo que debes de hacer para arrancar con este plan.

Ahorrar el 10%.  Diferentes expertos coinciden en que una persona que empieza a ahorrar para la jubilación a los 20 años tiene que guardar al menos el 10% de sus ingresos anuales.

Si el 10% suena demasiado, considera que este número deberá aumentar, según Schwab Pomerantz  si una persona empieza a ahorrar a sus 20s tiene que ahorrar 10%, mientras que una persona a partir de 30 años debe ahorrar un 20%. Así que si realmente no puedes ahorrar 10%, haz un plan para ir aumentando 2 o 3% anual a tu meta. Ajústalo cada año de trabajo. O bien, aumenta el porcentaje que ahorras cada vez que recibas un aumento de sueldo; así, tu aumento en el ahorro no impactará la cantidad de dinero que ya tenías asignado.

Elige tu Afore, pero con mucho cuidado. Dependiendo de tu edad cambia el fondo de inversión al cual se destinan tus ahorros para el retiro. Para consultar los detalles sobre las distintas Afore puedes visitar la página de la Consar

Escoge en qué  inviertes. Si vas a ahorrar en una Afore, lo mejor es que te olvides que existe ese dinero, simplemente déjalo crecer. Sin embargo, hay otras opciones de inversión que podrían resultar más benéficas para tu futuro. Revisar con  un banco y pregunta sobre las alternativas que tiene para hacer que tu dinero crezca.

Ahora si cambias de trabajo no te preocupes tu Afore se asigna adonde tú quieras, así que no hay porqué preocuparse. Si cambias de trabajo es probable que tengas una mejora salarial. Disfruta el extra que te da por un tiempo limitado y después aumenta la cantidad que destinas a tu retiro. Y si te casas o llegan los hijos, pues ahora con más razón toma importancia, aprovecha de la circunstancia si ambos trabajan, combinen sus ingresos y busquen aumentar su ahorro

Y  por último busca planes de pensiones extra en tu empresa,  la mayoría ofrece planes aparte del Afore que tengas, pregunta en tu área de RRHH y busca generar un ahorro alterno.

No tardes,  inicia cuanto antes. Entre menos tiempo tardes necesitarás  ahorrar menos porque tendrás el tiempo como aliado. El dinero que ahorres desde tus 22 o 25 años podrá gozar de cuatro décadas o más de ganancias; cada peso invertido a los 25 años valdrá más que un peso invertido a los 45, simple.

 

tania@mujeresimportantisimas.com