El dinero y nuestras finanzas son un tema que nos cuesta muchísimo trabajo tocar, puedes contarle todo a tu mejor amiga, pero rara vez se sientan a hablar de tu situación económica, y no sólo nos pasa con nuestras amigas, nos pasa también con nosotras mismas; muchas veces pensamos que queremos que nuestra situación económica mejore, sabemos qué debemos de hacer, entramos en pánico y lo postergamos o directamente ni siquiera nos dan ganas de pensar sobre el tema, y nos limitamos a quejarnos o preocuparnos mil por que no nos alcanza, por que no hemos ahorrado; etc.

Te tengo una noticia: quejarte o preocuparte no va a resolver tus finanzas personales. Para retomar el control necesitas una actitud consciente y proactiva.

Los propósitos económicos, financieros y de abundancia son los más comunes cuando inicia el año y ya te gastaste tu aguinaldo o te endeudaste de más. Es común que la gente te desee salud, dinero y amor… en ese orden y no sé si haces mucho con respecto a tu salud, espero que sí, el amor es uno de los temas favoritos de todas las Mujeres Importantísimas que conozco, vamos a terapia, constelamos hablamos horas del tema con nuestras amigas…. ¿Y el dinero? Pues deseamos tenerlo o administrarlo mejor; pero conozco a muy pocas que tomen cursos o busquen asesoría financiera.

Cambia las cosas y tu actitud con respecto a tus finanzas a partir de hoy y retoma el control.

Ya hablaremos en otro artículo sobre cómo reducir deudas, ahorrar, hacer un presupuesto y toda la parte “técnica” para mejorar tus finanzas, esa es la parte “fácil”. La primera parte requiere de más trabajo personal y menos listas de Excel.

Has una retrospectiva de tu economía el año pasado.

Lo tienes muy reciente así que no debería de ser tan complicado. ¿Cuáles fueron tus objetivos financieros? Tal vez ahorrar, ir de viaje, comprar algo… ¿Los lograste? ¿Tuviste objetivos claros y específicos de cuánto dinero necesitabas, cuándo lo necesitabas y para qué? Si no los lograste ¿por qué no los lograste? La respuesta sencilla es porque no tenía dinero, pero si vas un poco más al fondo te vas a dar cuenta de muchos patrones que están ahí, solo haciéndolos conscientes puedes comenzar a cambiarlos.

Establece objetivos para este año.

Decide en qué quieres gastar o invertir, escríbelo, se específica… cuánto dinero necesitas para cuándo y cómo le vas a hacer para obtenerlo.

Revisa tus hábitos de consumo de una manera honesta.

En general nos da flojera, pero agarra tus estados de cuenta de este mes y analízalos, si usas efectivo has memoria y has un cálculo de cuanto gastaste en que. Reflexiona sobre si tus hábitos de consumo son responsables y conscientes o son decisiones que tomas sin reflexionar mucho… si no te tomas mucho tiempo en reflexionar el uso de tus recursos económicos cuestiónate ¿por qué eliges cada día no hacerte responsable de tus decisiones con respecto al dinero?

Descubre los detonadores detrás de cada decisión financiera que haces.

Muchas veces compramos más cuando estamos bajoneadas, cuando vamos a un centro comercial con determinada amiga, a veces es sólo aburrimiento, o estrés, o ganas de sentir que puedes comprarte o hacer lo que se te dé la gana. Has una introspección al respecto, ¿Qué necesidad emocional detona tus hábitos de consumo? Las respuestas son muchas, necesidad de reconocimiento mío o de los demás, cubrir huecos emocionales, sentirnos empoderadas, sentir que para algo trabajamos… estos descubrimientos llévalos a un siguiente nivel; ¿Cómo puedes controlar esos detonadores antes que te controlen a ti? En el caso por ejemplo de tu amiga con la que haces mil shopping igual y puedes verla en un lugar que no sea un centro comercial.

 

Para retomar el control de tus finanzas el primer paso es ser honesta y consciente. Atrévete.

Mayda@mujeresimportantisimas.com