No dejes que un día pesado en el trabajo, más las miles de actividades que hiciste con los niños y la pereza del día no te permita al menos buscar un tiempo para ti y a la vez para poderte ejercitar. Por lo que te comparto algunas actividades que he usado y otras en las que varios autores coinciden  como las ideales para realizar dependiendo tu estado de ánimo.

Caso 1: si has tenido un día muy duro en el trabajo (estresante y simplemente no paraste en toda la jornada)

cansancio tan 1Busca ejercicios de intensidad moderada-alta, como salir a correr, una clase de spinning o zumba. Si no te gustan tanto estas actividades el yoga o taichí también podrían ayudarte a relajarte. En ambos casos, lo que se busca es estimular el sistema nervioso parasimpático (SNP), que permite un mejor descanso y recuperación. Lo más importante es que la práctica elegida tiene que ser algo que guste y no te genere más estrés.

Caso 2: ¿Cansada de hacer nada?

Necesitas algo  sencillo que te permita salir de esa tema vicioso, por ejemplo: un paseo con amigos o con el perro, cuidar el jardín, realizar alguna tarea pendiente de la casa, o hasta irte de compras. Los objetivos de estas actividades son romper la tendencia de no querer hacer algo. Cualquier ocupación fácil y que no suponga un esfuerzo mental de predisposición tendrá efectos muy positivos; una vez terminada, te sentirás más vital y con la sensación de que ha merecido la pena.

Caso 3: Hace muchos meses que no sales a correr  y no aguantas ni 5 kilómetros.

Busca regresar de nuevo a la actividad física favorita, pero busca que sea de forma progresiva, sin hacer grandes esfuerzos. Opta primero por una caminata o trote  diario de media hora durante varias semanas. Dado que nuestra forma física ha cambiado y no nos sentimos igual ni biológicamente ni psicológicamente, es importante retomar la práctica de forma gradual. Si intentamos hacer lo mismo que hacíamos con la misma intensidad, lo más probable es que no aguantemos y terminemos lesionados. Recuerda lo que te he mencionado anteriormente, sube gradualmente  cada semana  el 10% hasta que llegues a tu objetivo.

Caso 4: Después de un gran esfuerzo físico; un medio o un maratón, un fondo de bicicleta, natación…cansancio tan 2

Realiza una hidratación apropiada y una adecuada ingesta de alimentos nutritivos; y lo más importante descansa lo máximo posible con un buen sueño reparador. No hay más que estás 3 simples reglas para poder recuperar tu cuerpo, si necesitas dormir duerme lo más que puedas.

Tu cuerpo es muy sabio y con pequeñas señales te va avisando cuando algo no anda bien, cuida de él , agradece por todo lo que te permite hacer y sobre todo no lo lastimes.

tania@mujeresimportantisimas.com