Los millennials, la generación del presente y al parecer también del futuro… La generación que vino a revolucionar a las empresas, a cuidar el medio ambiente, a proteger a aquellos que más lo necesitan; son emprendedores, impacientes, con grandes ideales, geniales, imparables, verdes, etc, etc…

Yo soy millennial, y soy muchas cosas millennials, y soy también muchas otras que no tienen nada que ver con esta generación. La etiqueta me parece rara, pero está muy de moda entre las generaciones anteriores. La verdad, es que entre nosotros no nos llamamos así, y en algunas ocasiones resulta hasta molesto escuchar comentarios de este tipo:

-“A ver, tú millennial, que tienes ideas frescas, dinos ¿Cómo le hacemos?”-

-“¡Ay! ustedes los millennials de todo se quejan, yo a su edad ya había hecho X cosa”-,

-“Eres súper joven, deja de decir que estás cansado, mírame, ando de arriba para abajo y no me ando quejando como tú”-

millenialcansancio1A ver! A ver! Está bien, que chido que seamos una generación que está de moda, y en la que todos pongan su fe para que salvemos al mundo. Pero… la realidad es que somos humanitos inofensivos en un universo enorme, que alberga un mundo cada vez más retorcido y… ¡sí!, aunque no lo creas ¡también nos cansamos!

Nos cansamos de cuidar nuestra dieta, y buscar comer siempre lo orgánico porque tenemos la responsabilidad de  ayudar a los productores locales, y ser verde está de moda.

Nos cansamos de ir al gym, yoga o crossfit, porque nuestro cuerpo es un templo y no hay nada más importante que tenerlo sano.

Nos cansamos de que a la semana de empezar un nuevo trabajo, esperen que hagamos cambios con gran impacto como si todos tuviéramos instalado un chip creativo con “Las mejores ideas del mundo mundial”

Nos cansamos de que nos digan que somos impacientes y que no vemos a futuro. Y aunque así sea, es muy angustiante pensar -“¿Y si nunca estoy satisfecho con mi vida?”-

Nos cansamos de ver publicaciones en Facebook que nos dicen que la vida está para disfrutarse y hay que viajar, viajar y solamente viajar. A ver….espérame tantito, y la lana, ¿de dónde la saco?

Nos cansamos de que la mayoría de las empresas nos exploten por un sueldo que no es suficiente para pagar la renta.

Nos cansamos de que nos etiqueten a todos como si fuéramos iguales. Hay millennials que no se quieren casar, otros que si; algunos que viven solos, y otros que siguen con sus papás, algunos que se la pasan horas y horas en su celular y redes sociales, y otros que ni celular tienen; algunos que se avientan maratones en Netflix, y otros que prefieren leer un libro.

Sí, es un hecho que somos una generación diferente. Pero seguimos siendo parte de la especie humana, y aún tenemos un largo camino que recorrer y muchas cosas que aprender. Nos gusta trabajar con personas de nuestra edad, pero aprovechamos la experiencia de los mayores. Tenemos gustos raros, y cambiamos frecuentemente de opinión, pero también tenemos miedos; sobretodo en una era de tanta incertidumbre y donde domina el imperio MILLENIALCANSANCIO2de Trump y las Kardashians.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que un millennial te diga que está cansado, créele; no lo juzgues tan rápido y dale tantito chance. La verdad es que sí queremos cambiar el mundo, tenemos muchas ideas aún por organizar; pero la neta es que lo estamos intentando y nuestras intenciones son buenas. Cuando nos veas, tristes, confundidos y agobiados por el porvenir, mejor invítanos un café… o un té… orgánico de preferencia.

CARPE DIEM

Vale Millenial

contacto@mujeresimportantisimas.com