Me casé de 24 años, después de haber terminado mi carrera, eso sí me lo inculcaron, “termina tu carrera y luego puedes hacer lo que tú quieras….” y así fue…..

Estudié lo que más me apasionaba, Educación Especial, rodearme de niños siempre fue algo que me ha alimentado el alma, por eso soy tan feliz, ya que me dedico a lo que más me apasiona…..

Desde antes de terminar la carrera ya estaba trabajando, lo cual fue un gran logro para mí, ya que en la cínica donde hacíamos nuestras prácticas no contrataban a muchas personas, por lo que cuando me ofrecieron trabajo sentí que había valido la pena tanto estudio y dedicación, y también, por qué no? mi ego se puso feliz !!!!

crayons-1445054_1920Hoy tengo más de 25 años de experiencia como terapeuta, se escriben muy fácil pero ahora que estoy sentada aquí reflexionando y recordando todo ese camino puedo sonreír y darme cuenta que soy muy afortunada !!! me pude dedicar a lo que me apasiona, y cada día disfruto muchísimo mi trabajo.

Si tu lees mi trayectoria pensarás que siempre me gustó estudiar y que la escuela fue muy fácil para mí, pero he de confesarles que la pasé FATAL !!! estoy segura que fui una niña con problemas de aprendizaje y obviamente en esa época no me diagnosticaron y mucho menos recibí terapia.

¿Sabes qué hizo la diferencia en mi? que mis papás creyeron en mi, sabían perfectamente que me costaba trabajo, cada mes la inscripción al siguiente grado escolar estaba condicionada, cada mes reprobaba alguna materia, cada mes llamaban a mis papás a la dirección.

Hoy puedo darme cuenta de lo poderosas que eran las palabras que me decían, eso fue la clave para que yo no me rindiera. Todos los veranos la pasaba en clases de regularización, en exámenes extraordinarios, en segundas vueltas, yo de verdad no entendía qué iba a poder hacer en mi vida si no era inteligente…….

Recuerdo que una vez que entré a área cuatro mi vida escolar cambió y nunca más volví a reprobar una materia, de ahí en adelante me fue perfecto en la prepa, en la licenciatura,y la maestría.

girl-1345800_1920Pero ¿qué fue lo que hizo que no tirara la toalla?, el que mis papás confiaban en mí, nosotros como papás tenemos la mayor influencia en nuestros hijos, podemos hacerlos unas personas seguras de sí mismas, o unas personas inseguras, la clave está en qué les decimos cuando las cosas no van bien, o cuando no pueden lograr algo.

Con estas simples frases puedes ayudarle muchísimo a tu hij@, a que reconozca sus inhabilidades, sus fortalezas y sepa que tiene un apoyo incondicional que le servirá para lograr lo que se proponga.

  • Sé que te cuesta trabajo esta materia, pero mira todo lo que has aprendido hasta ahora, estoy segura que poco a poco vas a ir avanzando.
  • Te felicito por todas las horas que invertiste estudiando para ese examen, sacarse un cinco no es nada agradable… pero la calificación no refleja todo el esfuerzo que hiciste.
  • Lo lograste !! puedes darte cuenta qué fue lo que hiciste diferente esta vez?
  • A veces sentimos que por más que hacemos cosas, no avanzamos, o no logramos los resultados que queremos, pero en realidad, cada esfuerzo es un paso más hacia la meta.
  • Aunque parezca difícil, no te des por vencido, vamos a probar diferentes formas para lograrlo junt@s

La sociedad se ha encargado de mandarnos el mensaje que tiene que ser con “mano dura”, pero yo que lo he vivido en carne propia y he acompañado a muchos pacientes en la dificultad escolar, he comprobado, que la MEJOR manera de ayudarles es acompañándolos con AMOR .

yissel@mujeresimportantisimas.com