Cuando leí el título de este artículo se me vino a la mente el sin fin de cosas que he leído sobre “Aléjate de las personas tóxicas”¿Cómo identificar a las personas tóxicas? O qué tal… “5 maneras de sacar a las personas tóxicas de tu vida…”

 

Se han dado cuenta que normalmente señalamos para enfrente, para afuera, cuando nos referimos a este u otros temas poco agradables. Pareciera que los de afuera son los malos.  Compartir esto con ustedes hoy me llevó a reflexionar que número uno el afuera es un espejo que solo nos muestra lo que llevamos dentro y dos has pensado ¿qué tal si tú fueras una persona tóxica? O ¿qué tal si de pronto tus actitudes son tóxicas?

 

Aaaaaaaaah  no me digas tienes los ojos súper abiertos como ojos de plato, si lo mismo pensaba una parte de MI mente al escribir esto, pero como ya se habrán dado cuenta a mí me encanta eso de hacer una introspección y resulta que de nuevo me fui para adentro a auto-observarme.

 

Si bien es cierto que no me considero una persona tóxica, tampoco soy una perita en dulce (dijera mi mamá) y puedo ver que no solo me pasaba o me pasa a mí, sino a muchas personas porque ser tóxico a veces es tan inconsciente, a veces repetimos patrones de nuestros padres, maestros o familiares. Justo esos que decíamos que odiábamos y no íbamos a repetir, eso… repetimos.

 

Todas las personas en mayor o menor medida tenemos algo de toxicidad y es padrísimo poder identificar a los demás, pero también sería increíble que pongamos nuestra atención para adentro para hacer un détox no solo físico sino del alma para cultivar una mejor persona en nosotros mismos.

 

Estas son cinco actitudes de una persona tóxica que puedes estar teniendo tú… OJO!

 

Empieza a observarte. –  Así como una mamá observa a un niño que hace una travesura comienza por desarrollar el hábito de observar tus actitudes.  Sin juicio, con mucho amor, observa cómo reaccionas. Justamente ReAccionas? Te tiras al piso y haces drama a tu pareja, familia o amigos.  En otras palabras, ¿te encanta ser la víctima? Quizá no lo hagas conscientemente, pero cáchate, esta actitud es típica.

 

  • ¿Cuánto hablas de ti misma y cuánto escuchas? – Vale la pena observar eso porque las personas tóxicas suelen hablar muchísimo de ellas mismas. Es una forma en la que son el centro de atención y alimentan su ego y su valía. Cuando practicamos el buen hábito de escuchar, no solo dejamos de ser tóxicos, sino nos abrimos a muchas cosas, a aprender, a conocer más de alguien, a ver qué sentimos cuando escuchamos algo, a observar qué resuena en nuestro y sin duda es un buen hábito que nos ayuda a madurar.
  • ¿Cuántas veces te quejas al día? – Así es, en lo que te enfocas CRECE, ¿y tú en qué te enfocas? Eres de las personas que se quejan y maldicen todo lo que pasa en su vida o eres de las personas que encuentran qué apreciar y agradecer hasta en los detalles más extraños. Cuando te enfocas en apreciar en lugar de quejarte dejas de ser una persona tóxica.  Podrías por ejemplo llegar a agradecer una experiencia mala, porque te hizo la persona que eres hoy.
  • Eres Víctima o Creador. – Te suenan las frases, “Llegue tarde porque había mil tráfico” o “Es que no terminé porque blah blah blah….”, “ el problema es que mi jefe es así….”, “ Si no fuera por esto, yo hubiera logrado aquello”… Sin duda quien tiene estos patrones piensa o siente que el mundo entero está en su contra. Esta es otra gran oportunidad de observarse y cambiar para ser más para ser responsable de lo que cada uno puede crear.  Porque ser víctima como te decía es una de las formas más grandes de toxicidad.
  • Y ¿qué me dices de la envidia “de la buena”? . – No te confundas. Esa no existe! Llámenle como le llamen, envidiar, criticar, chismear y celar es tóxico. En serio aquí y en China; sin embargo, lo cierto es que es casi como un deporte nacional.  ¡Para! Si te enfocas en apreciar y agradecer lo que tienes, no hay lugar para malas emociones.
  • . Last but not Least (o sea la última pero no por ello menos importante) El compararte: Esa la tenemos tooooodas sin duda. Por más flaca que estés, o no, por más alta, más baja, por si trabajas bien, por si no, por si tienes novio, por si no, por si te casaste ya, por si no, por si ya tuviste bebes por si no.  Es una constante nos comparamos con los demás y aunque no vayas por el mundo diciendo lo que piensas sin duda esa actitud internamente te convierte en una persona tóxica, así que PARA.

 

Mi invitación esta semana de la mujer es doble: La primera es para hacernos más responsables de nosotros mismos. Para ver que cuando señalas al de enfrente hay tres dedos señalándote a ti, así que es una buena oportunidad para ir para adentro.  La segunda es para agradecer, para apreciar lo que somos. El género que somos, la fuerza y la valentía que tenemos, la capacidad de entrega, el montón de cualidades que nos hace ser quienes somos: compasivas, valientes, generosas, empáticas, creativas.  Enfócate en todo lo bueno que tienes, no tienes que agobiarte en cómo dejar los patrones tóxicos, solo enfocarte en apreciar y agradecer lo que eres y lo que tienes en el momento presente y así todo lo demás se irá.

Quieres saber cómo hacerlo… yo te digo.

 

Bere Corral

Health Coach

contacto@mujeresimportantisimas.com