Sin duda la felicidad, es una de las cosas que más he querido en mi vida. Desde que era pequeña me ha encantaba buscar la primera estrella en el cielo y pedir un deseo, no sé bien a bien cuándo comencé con esa costumbre, ni qué pedía en un inicio sin embargo recuerdo que frecuentemente solía pedir “Ser Feliz”.

 

Creo que todos en el fondo queremos dos cosas ser amados y ser felices.  Muchas veces se confunde la felicidad con ser amada; ya sea por nuestros padres, nuestras parejas e incluso por nuestras amigas y amigos.Y hoy pienso que la felicidad es mucho más que eso.

 

Yo pensaba igual y por mucho tiempo buscaba la felicidad no solo en cosas externas sino en el futuro.  No sé bien porqué pedía esos deseos a las estrellas, pero me doy cuenta que desde muy pequeña comencé a ver la felicidad como algo que iba a obtener en el futuro.

 

Yo pensaba que iba a ser feliz cuando terminara la escuela y me titulara, y cuando me titulé pensaba que sería feliz cuando obtuviera un buen puesto. Para entonces ya trabajaba en la empresa en donde yo quería y había soñado, pero no tenía ni el mejor puesto ni el mejor sueldo. Después cuando obtuve el soñado ascenso e incremento de salario, pensaba que sería feliz cuando tuviera novio.  Cuando tuve novio pensé que sería muy feliz cuando me casara. Cuando me casé pensé que sería feliz cuando tuviera hijos y así sucesivamente.  ¿Te suena?  Creo que eso nos pasa a muchas personas.

 

Normalmente pensamos que éramos más felices en el pasado y que seremos más felices cuando suceda “x” cosa en el futuro.

Vamos frenéticamente por la vida y se nos olvida que en el único momento en que realmente podemos ser felices es en ESTE momento. En el presente.

Porque en este momento es el único que estamos viviendo en conciencia, en la realidad.  El pasado es un recuerdo y el futuro no ha llegado.

Un maestro de yoga que tuve decía que el presente es un regalo, por eso se le llama presente.

 

Otro punto súper importante es que muchas veces la fuente de nuestra infelicidad son las expectativas que tenemos sobre las cosas y las personas.  Nos creamos una idea de cómo quisiéramos o cómo deberían ser ciertas situaciones y cuando no son como nosotros lo esperamos viene la infelicidad.

 

Así que la invitación de esta semana es para que vivas lo más que puedas en el momento presente y sueltes las expectativas de cómo deberían ser las cosas.

Deja que la vida te sorprenda y eso te traerá por seguro momentos que disfrutarás más y podrás ser más feliz.

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com