Cuando empezó mi interés por el crecimiento espiritual, tenía un maestro de Yoga que me decía que yo era muy “espiritual” en el yoga y afuera de ahí era como si fuera una persona completamente diferente. En ese momento yo no lo entendía porque según yo, yo tenía una vida balanceada, incluso hacía labor social en una fundación; sin embargo, ahora puedo verlo con claridad.

Yo estaba súper conectada con mi ser mientras estaba en la clase de yoga o con los niños de la fundación, pero cuando estaba en el trabajo… uff era super workaholic, trabajaba en exceso. Durante el día vivía en la locura porque mi trabajo era súper estresante, y eso se reflejaba en mis otras actividades.

Yo pensaba que estaba balanceada porque en un lugar estaba súper estresada pero luego canalizaba mi estrés en otras actividades.

 

Lo que me sucedía a mí, le me pasa a muchas personas hoy en día, se dejan llevar por el ritmo de la vida y si acaso practican alguna forma de meditación, ejercicio, terapia o introspección el cambio resulta mientras están en dicha actividad, pero luego cuando vuelven a la vida real vuelven a la locura, a la matrix de la vida. Es como si estuvieran en un juego mecánico que no parara. Yo recuerdo que algún día literal dije “Paren esto que me quiero bajar”.

Ahora me doy cuenta que el crecimiento espiritual no solo debe ser en una actividad de unas cuantas veces a la semana, tipo una clase, debe ser una actividad constante de cada momento para que acaba por ser una forma de vida.  Por supuesto que meditar contribuyó mucho a mi proceso sin embargo hay también otras actividades que te quiero recomendar que te ayudarán a contactar con ese espacio de paz interior que te ayudará a tu crecimiento espiritual:

 

  1. Disfruta de la naturaleza: A pesar de estar encerrada en una oficina siempre tienes la naturaleza cerca de ti, tan cerca como tu respiración. Toma unas cuantas respiraciones profundas una vez por hora y te sentirás en contacto contigo misma.  Y mucho mejor si puedes salir a dar un paseo, salir a caminar o ir a un día del campo para conectar contigo
  2. Come más despacio: Tómate el tiempo para agradecer no solo por los alimentos sino por todas las personas que tuvieron algo que ver con lo que vas a comer desde su siembra o nacimiento, su preparación hasta que llegue a tu mesa. También date el tiempo mientras comes de apreciar los olores, sabores y texturas, con ello lograrás disfrutar al máximo tu comida
  3. Reduce el tiempo de Internet: Regálate este tiempo a ti, a la actividad que más he aprendido de los hombres, el gran arte de hacer nada. O por lo menos regálate ese tiempo para hacer otras cosas que te permitirán estar menos agobiada.
  4. Cierra tus ojos unos minutos y siente tu respiración mientras enciendes tu computadora o antes de iniciar una reunión
  5. Planea tu objetivos y metas y velos como un verdadero ritual que al cumplir te llevarán a ser una mejor persona.

 

Con estos sencillos pasos aunados a una práctica de meditación, ejercicio y buena alimentación te aseguro que estarás conectando de manera más integral con tu ser interior y podrás lograr mucho más fácil un crecimiento espiritual.

Quieres saber cómo llevar este seguimiento. Yo te digo…

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com

 

Feliz semana!