Todas en mayor o menor grado nos hemos enfrentado con situaciones traumáticas en nuestra vida laboral, pueden ir desde un despido hasta acoso u hostigamiento laboral y sexual. Estas situaciones no definen quienes somos, pero el cómo las enfrentamos contribuye a seguir creciendo como Mujeres Importantísimas.

La resilencia es la capacidad de adaptarse y superar estos eventos.

Ojo que no es lo mismo adaptarse que aguantar, adaptarse es tomar decisiones de manera pro-activa con respecto a la situación, especialmente hacer cosas para superar esa situación, aguantarte significa que te quedas en la misma situación sin hacer nada al respecto.

Ser resilente tampoco significa que caminas sobre el agua y que nada te afecta, los eventos traumáticos forman parte de tu vida, el tema es cómo los enfrentas y superas. No nacemos resilentes, la resilencia es una característica que puedes aprender y desarrollar, estos eventos, aunque son muy dolorosos son una gran oportunidad para hacerlo.

Hay algunas maneras de construir esta resilencia que te van a ayudar a superar ese momento traumático y hoy te las quiero compartir:

  • Fomenta tus relaciones cercanas. Muchos estudios dicen que este es un factor común en las personas resilentes, tener este tipo de relaciones te permiten dar el primer paso que es el más importante: pedir ayuda. Nuestra familia y amigos son un gran apoyo, pero también puedes requerir atención profesional psicológica, emocional, física y en muchos casos también asesoría legal, sentirte cobijada y protegida va a hacer las cosas más fáciles para ti.
  • Sea lo que sea lo vas a poder superar. Mantén este pensamiento en tu mente, claro que este momento es terrible y se siente eterno, pero no te vas a quedar ahí para siempre.
  • Toma las decisiones necesarias para que puedas estar bien. Seguramente no van a ser decisiones facilitas, pero las tienes que tomar, no ignores el problema, hazle frente con decisión. Has un plan, has un plan por si tu plan falla, y uno más si es necesario.
  • Enfocate en lo que sí está bien en tu vida. Tu parte laboral puede estar en crisis, pero el trabajo no lo es todo, para empezar estás viva, estás consciente de lo que sucede y si lo analizas con detenimiento seguramente te vas a dar cuenta de que hay muchísimas cosas buenas en tu vida, no te enfoques solamente en lo que no funciona, eres mucho más grande que eso.
  • Haz un recuento de tus logros profesionales. Grandes o chicos o medianos, no importa, piensa en las fortalezas que usaste para conseguirlos y piensa cómo puedes usarlos en este momento y durante tu recuperación. Es importantísimo que recuperes tu poder y tu fuerza.
  • Vive una etapa a la vez. Si te enfocas en el futuro lejano lo más probable es que sientas pánico y generes visiones muy negras que no necesariamente son lo que va a pasar. Cada día piensa ¿Qué tengo que hacer para estar bien hoy? Esto va a disminuir tu ansiedad.
  • Cuídate. En todos sentidos, físicamente, emocionalmente, psicológicamente, has todo lo que esté en tus manos para estar mejor cada día.

Ten presente que nada dura para siempre, este puede ser un momento muy difícil para ti, pero vas a salir adelante. Si necesitas asesoría contáctanos.

Atrévete.

mayda@mujeresimportantísimas.com