Alguna vez te has preguntado ¿qué es el empoderamiento? Y principalmente, ¿qué es el empoderamiento de la mujer?

La ONU y muchas otras sociedades promueven 7 principios para empoderar a la mujer: http://www.unwomen.org/es/partnerships/businesses-and-foundations/womens-empowerment-principles

Creo que son principios y acciones importantes para promover la igualdad entre mujeres y hombres; sin embargo, el concepto de “empoderamiento de la mujer” suele ser malinterpretado e incluso muy mal empleado, sobre todo en las empresas.

Hace unos días en mi trabajo, un Gerente se acercó a mi lugar para pedir mi opinión sobre dos candidatos para una vacante. Una mujer y un hombre. Al parecer, no podía decidir a cuál de los dos escoger porque ambos tenían perfiles y experiencia muy similares. Le di mi opinión sobre el desempeño profesional de ambos, dejando en claro que yo tampoco sabría a quién escoger, ya que no quería sesgar su elección. Después de unos minutos de reflexión, me dijo: “Escogeré a X (ella) porque somos muchos hombres en el área y no hay mujeres”

En ese momento su comentario no me pareció tan alarmante, hasta hace unos días que escuché a esa misma mujer decir que la habían seleccionado a ella porque no había mujeres en el área. Por su puesto que me dio gusto verla feliz, pero ¿es esa realmente una buena razón para escoger entre dos candidatos de diferente género? ¿Es así como “empoderamos a las mujeres”? No, no y mil veces no.

Primero, ¿Dónde queda la igualdad de género? Si partimos del principio en que hombres y mujeres somos iguales y capaces de desempeñar los mismos trabajos, no es lógico escoger a un candidato por su género. Independientemente de que en el área no hubiera mujeres, el proceso de selección correcto debió basarse únicamente en el perfil y las habilidades de ambos.

Cuando recurrimos a este tipo de “empoderamiento” lo que en realidad promovemos es el cumplimiento de requisitos u obligaciones establecidos. Si contratamos mujeres únicamente porque así debe de ser, o para evitar las críticas de las feministas, estamos dejando a un lado el reconocimiento de las capacidades de las mujeres.

Necesitamos promover y reconocer el talento de las mujeres.

Por su puesto que estoy a favor de que cada vez las empresas contraten a más y más mujeres para ocupar puestos de mayor nivel, porque estoy segurísima de que contamos con el talento para ocupar dichos lugares. Si cada vez somos más cambiando el mundo y haciendo un impacto en el mundo laboral, es porque podemos y somos capaces, y no porque se nos otorgue por ser mujeres.

No quiero volver a escuchar a una mujer decir que le dieron el puesto por que ya eran muchos hombres. Quiero escucharla segura de sí misma, consciente de que puede y de que está preparada para desempeñar tales actividades.

Tanto hombres como mujeres debemos tener cuidado con este concepto; empoderar a una mujer es hacerle ver que es capaz de realizar cualquier actividad que se proponga; tiene que ser consciente de que cuando gana, no es porque ya ganaron muchos hombres anteriormente; si no por que trabajó para lograrlo y se lo merece.

CARPE DIEM

Vale Millenial

contacto@mujeresimportantisimas.com