Tengo varios años impartiendo cursos a mamás y papás sobre manejo de emociones en los niñ@s, generalmente los papás y mamás esperan que el curso les brinde herramientas y estrategias para que puedan “controlar” a sus hij@s cuando hacen un berrinche, pegan, muerden o rompen cosas, y sí, adquieren muchas, pero hay una primordial que es la  auto-observación y la toma de consciencia.

Hay experiencias en nuestra maternidad que no son NADA agradables, y pocas veces las compartimos, porque nadie o casi nadie habla de las acciones negativas, agresivas o violentas que pueden surgir en nuestro rol de madres o padres.

A todas nos ha pasado que nos frustramos, perdemos la paciencia con nuestros hij@s y les gritamos, los pellizcamos, les damos un manazo, una nalgada, los jaloneamos……….y después de esto nos sentimos SUMAMENTE culpables

En ocasiones pasamos de la culpa a la justificación:

  • “ es mejor una nalgada a tiempo……”
  • “  a mí también me pegaron mis papás y estoy bien… no pasa nada…..” 
  • “ una nalgada no es abuso, es un medio correctivo para educar…..”
  • “ mi hij@ necesita mano dura para que aprenda……”

Pero en realidad, en nuestro corazón, SENTIMOS  y SABEMOS que esto NO está bien…….. NADA justifica la agresión y MENOS hacia un niñ@……. pero como yo también fui niña y a mi en ocasiones igual me pegaron, o me agredieron, entonces a veces pienso que así debería de ser….. y ese es uno de los MAYORES problemas en esta situación, que como mis papás también eran agresivos y me pegaron en alguna ocasión o en varias ocasiones entonces LO NORMALIZAMOS. Y créanme el objetivo NO es juzgar a nuestros padres, ellos hicieron lo mejor que pudieron con la mejor intención.

Sin embargo, hoy que eres mamá, que estás del otro lado, puedes DECIDIR hacerlo DISTINTO, creo firmemente que la vida nos pone experiencias en las cuales tengo que vivir lo cóncavo y lo convexo, es decir estar en ambos lados de la situación, por que sólo así puedo ver la experiencia en su totalidad y sacar el mejor aprendizaje de la situación. Pero, ¿cómo funciona esto?, funciona así:

Yo fui niña y en algún momento mis padres me agredieron, hoy soy mamá y agredo a veces a mis hijos, esa situación es un regalo porque por un lado me permite entender a mis padres (no justificarlos) entenderlos y comprender que me agredían por que se frustraban  y la manera en la que expresaban su frustración era golpeándome, o gritando o rompiendo cosas, pegándole a la pared……

Hoy que puedes verlo eso, por que eres mamá o papá,  ya estás en el otro lado de la moneda, y es por eso que vas a poder cambiarlo, tu vas a poder decidir cómo quieres reaccionar cuando te frustras. El primer paso para poder hacer algo distinto es verlo, reconocerlo……una vez que lo veo y lo reconozco, lo puedo hacer diferente (si eso decido), antes no…… por que no lo veía.

Si decides que quieres vivir una maternidad distinta, una maternidad más consciente, puedes comenzar de la siguiente manera:

  • Decide si quieres hacerlo distinto……. es tu decisión….. puedes ser la mamá que te hubiera gustado tener, tu puedes sanarte a través de tus hij@s, al sanar el patrón de violencia que viviste.
  • Obsérvate, retoma el incidente y trata de ver en tu cuerpo dónde lo registras…… aprietas los puños, aprietas los dientes o tal vez la mandíbula, se te hace un hoyo en el estómago…
  • Evita juzgarte……….. mejor trata de acordarte cuáles fueron los pensamientos que pasaron por tu mente en el momento del evento, anótalos, generalmente un pensamiento me lleva a una emoción y la emoción me lleva a una acción. Si tus pensamientos están llenos de enojo y frustración, seguramente la acción que va a surgir será agresiva. Trata de ver de dónde vienen esos pensamientos, la mayoría de las veces no tienen nada que ver con lo que sucedió con mi hij@, simplemente la situación detonó eso en mí, pero viene de otra situación no resuelta.
  • Intenta hacer una lluvia de ideas, una vez que hayas reconocido lo que sentiste y lo que pensaste, y pregúntate: ¿qué pude haber hecho en lugar de pegarle a mi hij@? La respuesta sólo la sabes tu, tal vez, salir corriendo de la casa, bajartee del coche, irte a gritar al jardín, meterte a tu cuarto….  TODO es válido si lo que decides hacer EVITA que agredas a tu hi@ TODO LO QUE SEA NECESARIO. por que éste es el PRIMER paso que estarás dando para vivir tu maternidad desde la consciencia, porque estarás actuando desde TU RESPUESTA MÁS ALTA y no desde la más primitiva.

Gracias por ser valiente, por que reconocer que hemos agredido a nuestros hij@s en alguna ocasión, no es fácil, y se necesita de mucho AMOR, MADUREZ y HONESTIDAD para decidir hacerlo distinto. FELICIDADES por eso !!!

Un último consejo, no seas dura contigo misma, no te desesperes, esto es un proceso y es poco a poco,leva tiempo, vas a lograrlo un día y tal vez dos no………… pero  ¿sabes qué es lo mejor y lo más duro al mismo tiempo?…que nuestros hij@s SIEMPRE nos van a dar una segunda oportunidad al día siguiente !!!! por eso hay que ser constantes.

Y me gustaría preguntarte algo para que reflexiones…….¿cómo le puedo pedir a un niñ@ de 2,3,5,7,9,12 años, que se “controle” cuando se enoja o hace berrinche, cuando YO que soy un ADULT@ no lo puedo hacer ?

Si te interesa recibir asesoría personal, con respecto a este tema, me puedes contactar al correo yissel@mujeresimportantisimas.com