Me emocioné mucho cuando pidieron el tema de liderazgo, como cada semana me puse a pensar sobre qué iba a escribir y me pareció un tema “fácil” estaba entre contarles la teoría de mi mejor jefe sobre liderazgo o las anécdotas de mi peor jefe en un artículo que se llama: El Perico que quería ser capitán del barco….

Nos llegaron los artículos de la semana, que por cierto están muy buenos, y empezamos a buscar las imágenes para los artículos. En el banco de imágenes pusimos: Mujer Líder y nos aparecieron millones de imágenes de mujeres, en traje sastre, con un chongo, lentes, tacones y celulares o computadoras, salas de juntas, portafolios… estereotipo y cliché.

 Me hiperventilé.

Primero ese look no me gusta nada (aunque lo usé en algún momento de mi juventud cuando quería ser como Ally Mc Beal) y segundo porque me pareció una visión muy pobre y limitada del liderazgo de las mujeres.

Trabajo desde hace mucho tiempo con mujeres, algunas son altas ejecutivas como las de las fotos; muchas más tienen empresas propias, otras trabajan en su casa y su familia, están las que estudian, las voluntarias, las atletas, las que trabajan en fundaciones, las terapeutas, doctoras, las asistente, no todas usan trajes sastre, ni portafolio, ni están necesariamente en una oficina… pero todas ejercen una influencia en su entorno.

El liderazgo no es un lugar de trabajo, un puesto, el número de personas que te reportan, el dinero que ganas, el reconocimiento que puedas obtener de otras personas. El liderazgo es la influencia que podemos ejercer sobre otras personas para que de manera entusiasta logren un fin común.

Si nos quedamos con la idea de que el líder es solo el que manda, o al que escuchan, los demás asumimos un rol pasivo, victimizado y quejumbroso… y esperamos así, pasivamente a que el presidente, el jefe, la maestra, el líder de la asociación de colonos o quien sea se encargue de resolver las cosas o nos diga cómo resolverlas; es un papel muy cómodo.

Pero las Mujeres Importantísimas no somos así, nosotras nos atrevemos a hacer las cosas distintas, ejercemos nuestro liderazgo en todo momento porque todas queremos vivir en un mundo mejor.

Cómo Líder y Mujer Importantísima te invito a que ejerzas tu liderazgo de forma consciente en cualquier contexto:

  • Elije los valores según los cuales quiere vivir y se congruente. Está cañón que no nos tomamos el tiempo de plantear los valores que queremos que rijan nuestras vidas, los valores son algo que vimos en la escuela y que dejamos ahí en el fondo de nuestra mente, y si claro que todas promovemos el amor, pero cuando podemos criticamos a nuestras amigas, lo cual no es muy amoroso, por cierto. Un líder tiene valores y actúa siempre en congruencia con ellos.
  • Se valiente. No quiere decir que hagas cosas extraordinariamente heroicas, vamos a seguir con el mismo ejemplo de criticar a las amigas, si tus amigas empiezan a criticar no te sumes, si quieres ir un poco más allá, diles que no está padre criticar… probablemente tu comentario no vaya a ser el más popular, pero si va a hacer una diferencia.
  • Elije construir el mundo que quieres para ti y tu familia todos los días con todas tus acciones. Si quieres un mundo menos violento, sé pacífica (que no quiere decir dejada), si quieres un mundo más limpio, no contamines… puedo seguir y seguir pero creo que la idea ya te quedó clara.
  • Impulsa a los demás a ser una mejor persona cada día hasta en las cosas más chiquitas, luego llega tu amiga para decirte que va a empezar a hacer ejercicio y se te escapa el comentario: “a ver si ahora si lo logras”. ¿Por qué hacemos esto? Sería más padre decir ¡Bien por ti! O ¡Animo! Todos podemos lograr cualquier cosa que nos propongamos, contagia ese pensamiento.
  • No minimices el impacto que tienes en el mundo. Es muy curioso como las mujeres con las que trabajo responden cuando les pregunto ¿Tú que haces? Me contestan como: tengo una escuelita, vendo flores, tengo un saloncito de belleza, vendo aceites, soy runner, solo me dedico al hogar… su visión de sí mismas es muy corta. Les da miedo decir soy empresaria. Si tienes una visión más amplia de ti misma, de tus labores y de tu influencia es muy probable que empieces a influenciar desde otro lugar más consciente.

Las mujeres líderes andamos con todo y estamos por todos lados, abriendo empresas, trabajando en empresas, en nuestras casas, haciendo redes de apoyo, involucrándonos con nuestras comunidades, comprometiéndonos con nosotras mismas y con nuestro entorno.

Trabajamos incansablemente, generamos empleos, aportamos a la economía de su hogar y del país, generamos un impacto en su entorno social, influenciamos a las personas, las motivamos, damos lo mejor de nosotras cada día… somos Mujeres Importantísimas, aunque no usemos traje sastre, ni lentes, ni chongo, ni vayamos a juntas en corporativos lujosos.

Atrévete.

mayda@mujeresimportantisimas.com