Hace poco en unos talleres de budismo y relaciones hablaban del tema de los corazones rotos, contaban una historia de una mujer cuyo hijo murió, devastada fue con Buda pidiéndole una medicina que reviviera a su hijo. El Buda aceptó darle la medicina, lo único que necesitaba era que la mujer trajera una semilla de mostaza de una casa donde nadie hubiera fallecido. Por supuesto que nunca encontró una familia que no se hubiera enfrentado con la muerte. Y esto la sanó, porque entendió que muchas personas habían pasado por lo mismo que ella.

Lo mismo pasaría si quisiéramos el antídoto contra un corazón roto, todos lo hemos sentido y es importante hacer esta reflexión porque cuando tenemos el corazón roto nos sentimos también solas, inadecuadas, por supuesto tristes… no estamos solas, no somos las únicas, estas cosas pasan.

 Se siente de la chingada, si claro que no se siente bien, PERO ese sentimiento no va a durar para siempre.

Así que bueno, ya estás en este club, que no es exclusivo, y tiene millones de miembros, probablemente no es la primera vez que te inscribes de forma voluntaria o involuntaria ¿Qué puedes hacer?

  • Comprende que estas cosas pasan, todos los días por miles de razones a muchas personas, no te lo tomes personal.
  • Acepta que te está pasando, experimenta las emociones que surgen de esta ruptura, no van a ser tus favoritas, pero existen para algo, date la oportunidad de descubrir ese para qué.
  • Pide ayuda, si el dolor es demasiado intenso o se prolonga por mucho tiempo, pide ayuda profesional, esto no quiere decir que seas incapaz de sanar por ti misma tu corazón roto, significa que eres lo suficientemente amorosa contigo como para brindarte los cuidados necesarios.
  • No empeores las cosas, las heridas no sanan si las sigues tocando. Hacemos cosa como escuchar música tristísima ver pelis que nos ponen tristes… si te ayudan a desahogarte está padrísimo, pero no hagas cosas que sabes que sólo alargan el dolor de manera innecesaria.
  • Has las cosas que te han funcionado en el pasado, seguramente no es la primera vez que te rompen el corazón, ¿qué te ha servido en el pasado? Lo que sea si no es nocivo, hazlo.

Confía, vas a sanar y vas a poder amar de nuevo. Ya lo has hecho antes ¿Por qué sería distinto esta vez?

Atrévete.

mayda@mujeresimportantisimas.com