Muchas Mujeres Importantísimas empiezan sus sesiones de coaching conmigo por tres razones principales:

  • La primera están por abrir una empresa.
  • La segunda trabajan en una empresa y traen algún tema por ahí.
  • La tercera tienen una empresa y quieren que les vaya mejor.
En la primera sesión les pregunto ¿qué hacen y que quieren hacer profesionalmente?  Todas traen mil ideas en la cabeza que son muy distintas a lo que hacen actualmente, la mayoría se sienten contentas con su empresa, con su chamba, o con su proyecto de empresa, pero muchas sienten que algo les falta.
Muchas veces les pregunto ¿qué te apasiona? Algunas lo contestan rápido sin dudar, con otras se hace un silencio largo largo y algunas adquieren una expresión nostálgica.
¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo que te apasiona?
Esas cosas que pueden pasar horas, se te olvida todo y te clavas por completo en la tarea, cocinar, pintar, caminar, disfrutar una comida, lo que sea que hace que todo lo demás se te olvide.
¿Te has detenido a pensar qué es lo que verdaderamente te apasiona?
Parece extraño pero nuestras pasiones se nos van olvidando a medida que dejamos de hacerlas. Para re descubrir tus pasiones es útil acordarte qué te gustaba hacer en distintas etapas de tu vida.
Yo por ejemplo me acordé que amo ir a los museos y dibujar. No lo hacia desde que salí de la carrera, al menos no de manera frecuente ni constante, por muchos años viví en ciudades con pocos museos y no tenía tiempo para dibujar. Retomé ambas, me impresionó cómo de verdad todos mis sentidos se “alegran” cuando hago esas actividades,mi piel disfruta el frío de los museos, su olor es familiar,  como si estuviera en casa, obviamente la parte visual está más atenta y gustosa que de costumbre, amo escuchar mis pisadas en las salas vacías y el murmullo de la gente en las salas llenas, en cuanto al tacto lo que más me tocan los museos son el alma.
Y cualquiera pensaría que ir a un museo es x,  pero para mi es una pasión.
Descubrir y hacer lo que te apasiona en todos los aspectos de tu vida es una maravilla, te hace sentir más viva, te relaja mucho, te ayuda a estar en el momento presente.
Imaginate trasladar esa sensación a tu vida cotidiana, a veces crees que el trabajo de todo el mundo es aburrido, que todos están cansados y hartos. Y la verdad es que no es cierto, hay muchísimas personas que se dedican a lo que les apasiona, no se aburren, no se cansan y no se hartan.
Si lo que haces no te apasiona ¿Vale la pena que lo hagas?
Una vida dedicada a lo que amas y te apasiona es la única vida digna de ser vivida.
Atrévete.