En esta vida no hay nada que te pueda marcar más que el ejemplo de alguien, y si de alguien yo aprendí que cuando haces algo con pasión y desde el corazón, el resultado puede ser increíblemente mejor de lo que algún día soñaste, fue de un grupo de mujeres increíbles lideradas por un hombre cuya pasión es la música.

Hace unas semanas fui a una comida, celebramos el 25 aniversario de la fundación de la Estudiantina del Colegio donde yo estudié. Festejamos, al profesor que nos dirigió durante tantos años.  Imagínate nada más la locura que era, una escuela de monjas y él organizaba a una bola de mujeres entre pubertas y adolescentes emocionadas por el proyecto.

Sinceramente yo entré a la Estudiantina porque mi hermana me cuasi obligó. Pasé muchos momentos increíbles, pero me había quedado con la idea, de que yo había entrado casi obligada y en cuanto mi hermana salió del grupo salí yo también.

El chiste es que el comité organizador de la comida (en el cual pooor supuesto estaba involucrada mi hermana jajajaja) nos pidió que escribiéramos algunas palabras al Prof Jorge y fue ahí en donde empecé a conectar muy profundamente con cosas lindísimas que me dejó esta experiencia y sobre todo con sus enseñanzas.

 

En sus inicios como éramos un grupo de reciente creación NADIE lo que se dice nadie nos invitaba a sus Noches Coloniales. Nos daban unos horarios pésimos para presentarnos; sin embargo, con el paso del tiempo, fue creciendo entre nosotras una gran pasión por la música.  Inspiradas por el entusiasmo del Profe ensayábamos horas y horas, a dos y tres voces.

Nada nos detenía, éramos un grupo espectacular muy unido.  Después de un año de esfuerzo llegamos a horarios estelares e incluso a cerrar los eventos.

Yo no me había dado cuenta de cuánta pasión y cuánto amor por la música se despertó en mí hasta ese sábado que las escuché de nuevo después de muchísimos años (bueno, no tantos jajajaja). Y más aún esa pasión que aprendí en esos años de mi vida me acompañó en mi etapa profesional en donde hago las cosas con muchísima dedicación y amor.

 

Además de sorprenderme y llorar de emoción al escucharlas cantar a tres voces, me sorprendió también platicar con algunas de ellas y saber que de alguna forma todas hemos pasado momentos lindos, pero también momentos tristes o difíciles. 

El común denominador en todas es que tenemos una pasión por salir adelante y no dejarnos vencer, así como sucedía en nuestras primeras presentaciones, una pasión por vivir y por superar lo que nos sucede para estar bien y vivir felices.

Me sentí tan emocionada que no podía pasar esta oportunidad para agradecerles desde lo más profundo de mi corazón su presencia en mi vida.  Al profe, agradecerle sus enseñanzas, su tiempo, dedicación, porque con todo eso nos dio una gran lección de vida que vive en mi corazón.  Nos enseñó con hechos la Pasión por vivir a través de la música.

Un fuerte abrazo y mil gracias

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com