Como dice la canción, la vida es una tómbola to to tómbola…. O una ruleta, hay días buenos y días malos y siempre será así.  No hay nada estático y como dice Alvin Toffler lo único constante es el cambio.

 

Pero ¡qué difícil suelen parecer los días difíciles! ¿no? ¿Sabes qué puedes hacer para vivirlos y no sobrevivirlos?

 Aceptar: Dicen por ahí que lo que resistes, persiste. Cuando simplemente aceptas que estás pasando por algo como por ejemplo que estas teniendo un mal día sin querer cambiar la situación, así como si la pudieras observar como las nubes en el cielo sin juzgar, simplemente viéndola y aceptando, cambias de posición. Cambias de ser el actor a ser quien observa y eso no solo cambiará tu energía sino te posiciona en un lugar de decisión.

Mueve tu energía: Muchas veces puedes estar teniendo un mal día porque literal te levantaste con el pie izquierdo. Te ha pasado que te levantas y te golpeas en la cama, te toca el agua medio fría en el baño, y al lavarte los dientes te ensucias de pasta y sales de malas de tu casa. Es como si todo lo atrajeras o el mundo conspirara para que tu día fuera malo. ¡Detente!  Literal, muévete brinca, grita un poco, sal a caminar y verás que tu energía y tu día cambian.

 

 

Haz ejercicio: Otra forma de mover tu energía es haciendo ejercicio, en mi experiencia lo mejor es iniciar el día con un poco de yoga y con algo de kickboxing o ejercicio que me haga moverme y divertirme. Me ha pasado que por tener mucho trabajo dejo de hacer ejercicio y literal pareciera que mi día se vuelve pesado.

Aprecia y Agradece: Después de haber aceptado que no puedo cambiar una situación y haber movido mi energía, mi remedio infalible es pensar qué puedo apreciar y agradecer del momento y de la situación.  Por más mala que esta sea, siempre hay algo que puedes apreciar.  Por ejemplo, si estás teniendo un día terrible en tu trabajo, puedes apreciar y agradecer que tienes un empleo que te permite desarrollarte, si tienes un día de dolor y tipo cólicos puedes apreciar que tu cuerpo te permite darte cuenta y sentir.  Apreciar es sin duda el primer paso para que tu día difícil cambie.

Enfócate en apreciar y agradecer: No le des tregua a tu mente, una vez que lograste agradecer, enfoca tu energía en eso. No permitas que tu mente te juegue chueco y te tire de nuevo para abajo.

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com