El problema no es el problema, el problema es la actitud que tomas ante el problema dice mi queridísimo Jack Sparrow

 

Recuerdo que mi hermana me dijo esta frase un día que le llamé para consultarle algo, porque ella es experta en Recursos Humanos, el tema es que yo estaba furiosa por algo que me estaba sucediendo en mi antiguo trabajo, ya ni me acuerdo el motivo, pero el chiste es que recuerdo que solía tener un pizarrón de corcho en el que ponía frases que me motivaban y sin dudarlo después de escucharla y tranquilizarme entre a Google, busque la frase la imprimí y la puse ahí sin saber que realmente me marcaría para siempre.

 

Hace poco les compartía que tu creas tu vida desde el amor o desde el miedo, teniendo este último diferentes versiones. Pero bueno si aún no te parece tan lógico esto de que creamos nuestra vida; sin duda podremos estar de acuerdo en que si en algo tenemos poder es en poder elegir.

Justamente ese es nuestro gran poder ante un problema. Definitivamente no podemos elegir no tenerlo, normalmente no está en nuestra mano cambiar una situación, hay que aceptar que es así y que la situación sucede, sin embargo, si puedes elegir cómo reaccionar ante dicha situación y a eso se le llama Inteligencia Emocional.

 

no puedes controlar más que, tu conducta, tus palabras y en última instancia tus propias acciones. Si hiciéramos dos círculos que se intersectan y en uno pusieras las cosas que realmente importan y en el otro las cosas que tú puedes controlar, ahí deberías llevar tu atención para enfocarte en ello ya que sin duda será algo que fluirá.

 

Engancharnos a los problemas lo único que nos crea es molestia e incomodidad y en última instancia sufrimiento y lo mejor que podemos hacer además de elegir una actitud ligera y positiva ante los problemas es Soltar.

Cuando tú te sueltas de la idea que tienes de cómo deberían ser las cosas, normalmente el problema también se acaba, ¿lo que pasa es que a poco no? Estamos aferrados a que las cosas tienen que ser de cierta manera y cuando no son así simplemente sufrimos.

 

 

¿Cuántas veces? por nuestras ideas y por querer meter las cosas, las situaciones o a las personas en una caja de cierto tamaño y cierta forma, no acabamos con conflictos y problemas. En cambio, cuando somos flexibles y nos abrimos a las posibilidades, podemos presenciar milagros ante nuestros ojos, al menos te aseguro resolveremos mucho más fácil los problemas.

 

Un fuerte abrazo

Bere Corral

contacto@mujeresimportantisimas.com