¿Te ha pasado que de pronto sientes que no puedes más? Hay temporadas en él maternaje que parece que sólo tenemos problemas y que nada funciona o sucede como debería.

De pronto la persona que te ayuda en casa ya no regresó el lunes, tu hija llega de la escuela llorando y te cuenta que no la invitaron a una fiesta, tu hijo se encierra en su cuatro y sólo te dice que tuvo un pésimo día en la escuela y tú sientes que no puedes con todo eso.

Este tipo de problemas que suelen surgir en la vida cotidiana nos pueden servir para crecer muchísimo, al mismo tiempo que les modelamos a nuestros hij@s cómo salir de situaciones que no nos gustan.

Una de las mejores enseñanzas que yo he recibido es que cuando te enfrentes a un problema te hagas dos preguntas:

  • Qué es lo que SI puedo cambiar de esta situación
  • Qué es lo que NO puedo cambiar de esta situación

Y no me refiero a lo que le sucedió a tu hij@ en la escuela, me refiero a que muchas veces pensamos que nuestro trabajo u obligación como mamás es evitar que nuestros hij@s se sientan mal, o tristes o frustrados.

Pensar así o creer que esto debe de ser así es un error y sólo generará mucho estrés a nuestra vida y ninguna solución.

Por ejemplo, tú no puedes cambiar cómo se siente tu hij@ por que no la invitaron a la fiesta, tampoco puedes cambiar el hecho de que no la hayan invitado, pero lo que SÍ puedes cambiar es tu forma de percibir la situación, enfocarte en cómo acompañar a tu hija en lo que está sintiendo, nada más…… a veces creemos que tenemos que hacer mil maniobras para que la situación cambie y mi hija se sienta mejor, pero cuando hacemos eso sólo estamos evitando que nuestros hij@s aprendan a sobrellevar situaciones duras y dolorosas.

Si podemos detenernos a hacernos esas dos preguntas cuando algo suceda con nuestros hij@s, nos daremos cuenta de que muchas veces hacemos cosas de más, y que son innecesarias, que nos quitan muchísima energía.

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos las mamás es a que no sabemos soltar, creemos que tenemos que tener TODO bajo control y resolverlo, cuando en realidad no es así.

De hecho un problema al que nos enfrentamos diariamente y en ocasiones varias veces al día, es con respecto a las emociones de nuestros hij@s……nos cuesta trabajo aceptar sus emociones “negativas” y es ahí cuando muchas veces hacemos todo lo posible por que cambien lo que están sintiendo…….  Cuando en realidad, lo MEJOR que podemos hacer es validar lo que sienten (aunque no esté de acuerdo y no me guste) y acompañarlos.

Sólo acompañarlos, recuerda tú NO puedes cambiar lo que siente tu hij@, lo que SÍ puedes cambiar es tu reacción a lo que siente…..empieza por RESPETAR su sentir ……y así podrás acompañarlo sin mayor problema.

yissel@mujeresimportantisimas.com