Los cuarentas de verdad que nos ponen a chambear un montón, primero estás tú con tu crisis de cuarentona, los cambios hormonales, las cosas que le pasan a tu cuerpo, lo que pasa en tu chamba, tu vida amorosa (existente, inexistente y hasta imaginaria). Si tienes hijos es probable que ellos también estén en su crisis pubertosa con sus rollos hormonales. Si tienes pareja, o un ex marido, o estás soltera y saliendo con prospectos también suma el mid life crisis de los hombres de tu vida. Tus papás están experimentando la vejez y con ello tal vez alguna enfermedad. Y por supuesto tus amigas.

Todo el mundo a tu alrededor está en crisis. ¿En qué momento se volvió todo tan complicado?

Muchas de las Mujeres Importantísimas que coacheo están en sus cuarentas, y la mayoría está metida en la crisis de todos que te acabo de platicar, y todas absolutamente todas traen un rollo en mente: Hacer con su vida algo significativo.

No sé si es porque de repente a los cuarentas te sientes más para allá que para acá, o si es porque ya has madurado lo suficiente como para entender un poquito lo que verdaderamente es importante. En esa necesidad de hacer algo significativo con su vida buscan el coaching, ya no buscan la terapia porque muchas ya no necesitan ver hacia atrás, lo que quieren ahora es ver hacia adelante.

No se trata sólo de una crisis de la edad madura, se trata más bien de una crisis de búsqueda de significado, de fondo. El tema no es la celulitis, ni la menopausia, ni las arrugas; el tema es tu identidad.

¿Quién eres y para qué demonios estás aquí?

Es una crisis filosófica y existencial, es una crisis profunda; no porque sea grave sino por que toca los aspectos más amplios del ser… y si lo vemos así entonces nos damos cuenta de que todo esto no es una crisis, es una gran oportunidad.

La oportunidad de reinventarte, pero no de la nada, de reinventarte con todo aquello que ya has aprendido. De soltar, de ir más ligera por la vida, de hacer lo que de verdad disfrutas y te hace sentir plena, de atreverte a lo que quieras.

Es una oportunidad tan grande que la neta hasta da miedo.

Si estás en esta etapa de oportunidades seguro te encuentras especialmente reflexiva, y por eso hoy te voy a compartir algunas preguntas que te van a ayudar a encontrar ese significado que estás buscando.

 

¿Qué es lo que te ha permitido hacerlo tan bien hasta ahora? A los cuarentas ya le mostraste al mundo lo que eres capaz de hacer, lo cual por cierto generalmente no es poco, estudiaste, trabajaste, amaste, heriste, te hirieron, aprendiste, enseñaste, probablemente pariste, te casaste, te divorciaste o has aprendido a vivir contigo misma.

¿Hay algo que puedas hacer que te haga sentir más plena que lo que haces hoy? Y es que en esta crisis queremos hacer algo pero nunca nos ponemos a pensar qué, reflexiona en eso, en lo que te hace sentir plena.

¿De qué quieres más? Muchas veces le agarramos el lado de la carencia a la crisis y no vemos lo que sí tenemos, de eso que tienes ¿Qué te gustaría tener más? Tiempo para ti, para tu familia, viajes, momentos a sola, ejercicio físico, hay mil cosas que tienes, no necesitas cambiar todo, solo necesitas hacerlo más.

¿Qué tres cambios estás dispuesta a hacer en tu vida en lo que resta del año para hacerla más significativa? Has un compromiso contigo misma para hacer esos cambios, sé valiente y sea lo que sea ¡Atrévete!

mayda@mujeresimportantisimas.com